Esther Ferrer invita a interactuar con el “hilo de su vida” en Madrid

1

Post By RelatedRelated Post

 

El Palacio de Velázquez de Madrid acoge, desde hoy y hasta el 25 de febrero, una muestra que es el “hilo de la vida” de Esther Ferrer, artista pionera de la “performance” en España cuya obra está marcada por el recurso de la repetición, el concepto espacio/tiempo y el feminismo.
Organizada por el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía bajo el título “Esther Ferrer. Todas las variaciones son válidas, incluida ésta”, la exposición recorre su trayectoria artística desde finales de los años sesenta hasta la actualidad y se acompaña de “Acciones”, que incluye un encuentro con la artista, conciertos y diversas “performances”.
“Esta exposición es el hilo de mi vida, aunque no tiene toda mi vida. Todo lo que hago responde a un momento de mi vida: mis intereses, mis necesidades, mi buen o mal humor… En esta exposición está ese hilo gracias al trabajo de las comisarias”, ha dicho Ferrer en alusión al trabajo desarrollado por Laurence Rassel y Mar Villaespesa.
Ferrer (San Sebastián, 1937) la ha definido también como “una exposición que respira, aireada, no hay nada agobiante ni nada que te exija nada, es como pasearse en el aire”, gracias a un amplio espacio y a una organización de sus obras que le dan “sensación de libertad”.

 

2

 

El espacio y el tiempo articulan tanto acciones como obras plásticas, piezas sonoras, vídeos, secuencias de fotografías paradigmáticas de un quehacer centrado en el cuerpo como crítica social o instalaciones como la creada específicamente para el suelo de la zona central del Palacio, a partir de un nuevo dibujo de su serie “Poema de los números primos”.
La muestra trae a Madrid “Autorretrato en el espacio” y “Autorretrato en el tiempo”, su proyecto fotográfico más conocido, en el que Ferrer ensambla imágenes simétricas de su rostro que pertenecen a diferentes etapas de su vida para constatar otras maneras de relacionar el tiempo, el espacio y la presencia.
En su obra es fundamental el recurso de la repetición, palpable en acciones y obras sonoras como “Espectáculo/Olucátcepse”, “Un espacio es para atravesarlo”, “Recorrer un cuadrado de todas las formas posibles” o “TA, TE, TI, TO, TU”.
El feminismo -”soy feminista mientras sea necesario y me encantaría que no lo fuera porque es muy incómodo”, ha dicho- también es una referencia esencial para la artista, como queda de manifiesto en los “Juguetes educativos” en los que inserta falos en armas.
Buena parte de la exposición antológica de Ferrer, que desarrolló gran parte de su carrera en el colectivo ZAJ, requiere de la participación del público, al que se invita a “usar” y “activar” acciones como “Huellas, sonidos, espacio” o “Canon para 4 sillas, 1 mesa y 1 ventilador”, algo que podrá hacer a diario de once a cinco por su cuenta o guiado por mediadores presentes en las salas.

 

 

Deja un comentario

Email (no será publicado)