El ámbar azul de Cantabria

ambar5

Post By RelatedRelated Post

 

El mayor yacimiento de ámbar azul de Europa, y posiblemente del mundo, se encuentra en la cueva de El Soplao (Celis, Rionansa, Cantabria).

        En julio de 2008 se hace público este gran descubrimiento. Grande, tanto por su singularidad como por ser uno de los más importantes del período Cretácico. Fue Idoia Rosales, investigadora del Instituto Geológico Minero de España (IGME), junto con María Naranjo, quienes descubrieron la gran veta. La sedimentóloga llamó al IGME, y sus especialistas confirmaron que el descubrimiento era excepcional.

Hace ciento diez millones de años estas tierras rosecanas se calentaron súbitamente debido a un paleoincendio que asoló esta región. Por esta causa, las exudaciones de resina de las coníferas que crecían en la zona explican la abundancia de piezas de azul púrpura que presentan la mayoría de ellas. Así se creó esta joya única en España.

 

Una de las grandes cavidades a las que se puede acceder

Una de las grandes cavidades a las que se puede acceder

 

En el año 2010, parte del ámbar estuvo expuesto en Santander: unas doscientas piezas; una de ellas, la de mayor tamaño tallada en España, de unos cuatrocientos gramos. En años posteriores, ya han sido descubiertas siete nuevas especies de insectos atrapados y fosilizados, a lo que la comunidad científica espera llegar a la centena. Deseamos que la exposición se vuelva a reponer, tanto para solaz de los cántabros, como para los visitantes de otros lugares que nos merecemos su contemplación.

 

Arácnidos e insectos sorprendidos en el ámbar

Arácnidos e insectos sorprendidos en el ámbar

 

Bautizada como la Catedral de la Geología, son varias las singularidades de la cueva, su antigüedad, sus formaciones, extensión y color, la  enorme veta de ámbar azul, y por no haber sido habitada nunca por homínidos. No tiene entrada natural, se hacía imposible su visibilidad. La entrada actual ha sido construida por el Gobierno de Cantabria para poder ser visitada y explorada. Su longitud empezó siendo de unos quince kilómetros, a los que se han añadido otros dos y medio más, descubiertos estos últimos años, no descartando su incremento. Una curiosidad añadida en la cueva, es la gran cantidad de estalactitas llamadas “excéntricas”. Todo en la cueva es poco usual y de gran belleza.

 

Dos características, las excéntricas y la especial blancura de la cueva

Dos características, las excéntricas y la especial blancura de la cueva

 

Es una pequeña reseña de una cavidad única de visita obligada para los amantes de la Geología, Prehistoria y belleza natural.  En Cantabria, con El Soplao y Altamira, podemos admirar los dos mejores museos del Paleolítico.

 

Deja un comentario

Email (no será publicado)