Ciclo de conferencias. «El Taller de restauración de pintura del Museo del Prado: tradición e innovación»

af74099c-36ee-400c-04ed-1ac82ffd2ef6

Post By RelatedRelated Post

Taller de restauración. Foto © Museo Nacional del Prado

 

El origen del Taller de restauración del Museo del Prado se remonta a la propia fundación del Museo hace casi 200 años. Las forraciones, limpiezas y reintegraciones realizadas para presentar las pinturas del Museo Real en el momento de su apertura corrieron a cargo de un núcleo de pintores-restauradores herederos de los criterios y métodos de trabajo de los pintores del rey que se habían hecho cargo de reparar los cuadros dañados por el incendio del Alcázar de Madrid en 1734, un hito en la historia de la restauración en España.

En 1984 la mediática restauración de Las meninas de Velázquez por John Brealey (1925- 2002), restaurador del Metropolitan Museum of Art de Nueva York, supuso un cambio decisivo en la forma de aproximarse a una pintura en el Taller del Museo. Desde entonces, los restauradores del Prado parten del reconocimiento de la singularidad de cada obra y de la necesidad de ajustarse a sus necesidades concretas, y de que solo puede llegarse al conocimiento necesario para su trabajo mediante la observación y el estudio del cuadro, analizando cada detalle hasta sus últimas consecuencias y, al mismo tiempo, la totalidad de la pintura para preservar la unidad compositiva. Además, antes de hacer un diagnóstico y de plantear el tratamiento a seguir, estudian en profundidad la técnica pictórica del artista, la historia material de cada cuadro y las diversas variantes que le confieren su identidad única.

Coincidiendo con la restauración de Las meninas tuvo lugar un importante cambio generacional en el Museo. Un numeroso grupo de jóvenes restauradores se incorporaron al Taller y desarrollaron progresivamente esa nueva visión de la restauración. Su prolongada vinculación con el Prado ha posibilitado la consolidación de un equipo fuertemente implicado con la institución en la que trabajan. Además, conscientes de la importancia de asegurar la transmisión de la experiencia acumulada desde 1734 a las nuevas generaciones, se vuelcan en la formación de jóvenes profesionales que disfrutan de becas o estancias en el Prado, uno de los objetivos esenciales del Taller en la actualidad.

También han evolucionado los Talleres del Museo, donde se realizan las restauraciones, y sus medios técnicos, especialmente en los últimos años. Un momento clave en este proceso fue la instalación en 2007 de los espacios de restauración en el edificio de los Jerónimos. Allí, la tecnología de vanguardia se sumó a un equipo humano en el que se acumulan los conocimientos de 200 años de tradición. De esta manera, la estrecha colaboración de los restauradores con los conservadores -los historiadores responsables de las colecciones del Museo- y con el equipo científico posibilita la comprensión de la pintura desde todos los puntos de vista y supone la plataforma para lograr los mejores resultados.

Las seis conferencias impartidas por restauradores del Taller de pintura tratarán la forma de aproximarse a la restauración en el Museo y diversos aspectos relacionados con el tratamiento de obras de grandes maestros, como Tiziano y Goya, y de colecciones con diversos tipos de problemáticas.

 

Taller de restauración. Foto © Museo Nacional del Prado

Taller de restauración. Foto © Museo Nacional del Prado

 

El Taller de pintura del Museo del Prado

La actividad que se desarrolla en el Taller de pintura del Museo del Prado es un trabajo en equipo donde las opiniones son consensuadas. La dinámica de trabajo se establece en base a opiniones contrastadas y compartidas por el equipo. La unidad de criterio y procedimiento alcanzada a través de años de experiencia trabajando sobre una misma colección y dentro de un mismo taller ha favorecido que la evolución de la forma de trabajar haya sido uniforme en el grupo. La madurez del equipo hace que este sea el momento ideal para transmitir su visión de la restauración de pintura.

El Programa de Restauraciones del Museo del Prado cuenta con la colaboración de la Fundación Iberdrola España desde 2010, a la que se suma la concesión de tres becas anuales a jóvenes restauradores.

 

 

Deja un comentario

Email (no será publicado)