Mujeres del Congo. Fotografías de Isabel Muñoz y Concha Casajús

2

Post By RelatedRelated Post

 

Del 17 de marzo al 18 de junio de 2017

 

MUSEO NACIONAL DE ANTROPOLOGÍA

C/ Alfonso XII, 68 28014 Madrid

Exposición temporal

 

La exposición Mujeres del Congo. Fotografías de Isabel Muñoz y Concha Casajús es el resultado de la unión de dos proyectos, Mujeres del Congo. Camino de la Esperanza, de Isabel Muñoz, quien recientemente ha obtenido el Premio Nacional de Fotografía, y Las mujeres que rompieron el silencio, de Concha Casajús, profesora de Historia del Arte en la UCM.

El proyecto de Isabel Muñoz tiene su origen en la colaboración entre la fotógrafa y las periodistas congoleñas Caddy Adzuba, Premio Príncipe de Asturias de la Concordia, y más tarde Solange Lusiku Nsimire, quienes le acercaron a la terrible situación de las mujeres del este del Congo pero también a los proyectos que se han puesto en marcha para ayudarlas a reconstruir su vida cuando han sufrido las consecuencias de la violencia más inhumana. Fruto de esta colaboración se inauguró en Kinshasa el 12 de junio de 2015, en la sede del Instituto Francés y con el apoyo de la Embajada de España, una primera exposición que recorrió la República Democrática del Congo bajo el título de Femmes du Congo. La Route Vers l’Espérance.

 

Cheusi Kwasila Anne. Isabel Muñoz. Digigraphie® de Epson certifica la originalidad de las fotos de Isabel Muñoz

Cheusi Kwasila Anne. Isabel Muñoz. Digigraphie® de Epson certifica la originalidad de las fotos de Isabel Muñoz

 

El proyecto fotográfico de Concha Casajús también tiene como objeto de atención las duras condiciones de vida de las mujeres de esa misma región del este de la República Democrática del Congo, donde se acumulan todo tipo de riquezas (coltán, diamantes, oro, petróleo, gas) mientras que gran parte de la población vive situaciones de miseria extrema.

Dos miradas diferentes pero complementarias sobre el mismo dramático asunto que estaban llamadas a combinarse en una misma exposición, cosa que hizo Casa África del 17 de febrero al 3 de junio de 2016 en su sede de Las Palmas de Gran Canaria, desde donde llega ahora al Museo Nacional de Antropología para  visibilizar ante su público la situación de estas mujeres y las violencias que sufren, pero también para invitarle a reflexionar sobre la forma en que se enfrentan a dicho sufrimiento, rechazando la condición de víctimas. Muchas han conseguido librarse de este estigma y han luchado colectivamente hasta convertirse en activistas y mujeres de éxito. Todo un canto a esas mujeres que han roto el silencio y, desde el apoyo mutuo y la sororidad, se han convertido en verdaderas heroínas de este siglo XXI.

 

Emiliane. Concha Casajús. .

Emiliane. Concha Casajús. .

 

Además, en esta nueva edición, la exposición incorpora una nueva área temática, titulada La locura como razón, que es un avance en primicia del resultado del último viaje de Isabel Muñoz al Congo, realizado en compañía de la periodista Yolanda Villaluenga y del que ha regresado tan sólo diez días antes de la inauguración.

Por otro lado, el MNA ha incluido este proyecto en la nueva edición del festival Ellas Crean, que se celebra todos los años en torno al Día Internacional de la Mujer y que está organizado por el Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades y el Centro Cultural Conde Duque. Su objetivo principal es mostrar el talento de las mujeres a través de la realización de numerosas actividades culturales llevadas a cabo por mujeres artistas y comprometidas, como lo son Isabel Muñoz y Concha Casajús.

Además, este proyecto expositivo se realiza en el contexto del plan Museos Más Sociales, impulsado por la Secretaría de Estado de Cultura desde 2015 y al que todos los museos estatales nos sumamos a través de la realización de diferentes actividades. El objetivo de este plan es potenciar la función social de nuestros museos, convirtiéndolos en espacios abiertos al diálogo con diferentes culturas y diversos movimientos sociales; en actores de cambio social y de conciencia crítica; y, en definitiva, en instituciones abiertas a la participación de todos.

Por último, con este proyecto damos comienzo al ciclo UBUNTU, en el corazón de África, el segundo que, dentro de su nuevo plan estratégico, y tras Fiesta de las Culturas Andinas, el MNA dedica a las culturas y la problemática social de una de las regiones de procedencia de los grupos de migrantes llegados a nuestro país en las últimas décadas, en este caso, al África Ecuatorial. Esta exposición convivirá hasta mediados de junio con la que inauguraremos sólo una semana más tarde, el 23 de marzo, y que, titulada Turkana, un mundo que se agota, estará dedicada a la difícil situación humanitaria que vive la gente que habita en torno a este lago keniata, hasta donde el museo ha viajado de la mano del proyecto solidario Cirugía en Turkana. A estas dos exposiciones les seguirán otras cuatro, además de muchas actividades para diferentes tipos de público, un intenso programa que se alargará hasta la primavera de 2018.

 

El camino a la esperanza de Isabel Muñoz

Las imágenes que forman parte del proyecto expositivo de Isabel Muñoz son el vehículo de los terribles testimonios de las mujeres de Bukavu y la provincia de Kivu Sur, en la zona este de la República Democrática del Congo, que han sufrido la violencia sexual. Sus historias son tan duras que hemos optado por no trasladarlas a las paredes de la exposición y sólo ofrecerlas a los adultos por medio de unas hojas de mano. Son estremecedoras.

 

Zabulonda Mwin Elysee. Isabel Muñoz. Digigraphie® de Epson certifica la originalidad de las fotos de Isabel Muñoz .

Zabulonda Mwin Elysee. Isabel Muñoz. Digigraphie® de Epson certifica la originalidad de las fotos de Isabel Muñoz
.

 

Estas mujeres, que han sufrido la violencia sexual como arma de guerra, y las violaciones que se cometen mayoritariamente en su entorno familiar, quieren mostrar a través de esta exposición su determinación a enfrentarse al sufrimiento y decir definitivamente NO a su condición de víctimas. Nos miran e interpelan con una enorme y admirable dignidad desde las fotografías, organizadas en las siguientes áreas temáticas:

 

Mujeres violadas

En la República Democrática del Congo, las mujeres son el 52% de la población, un factor demográfico decisivo en este enorme país que tiene cerca de 77 millones de habitantes y donde la mujer es el motor de la comunidad y de las familias, en la mayoría de los casos, monoparentales. La Constitución de la RDC reconoce la paridad hombre-mujer. Sin embargo, carece de leyes que la acompañen, de leyes que obliguen a su cumplimento.

 

Mwavuma Byantabo. Isabel Muñoz. Digigraphie® de Epson certifica la originalidad de las fotos de Isabel Muñoz

Mwavuma Byantabo. Isabel Muñoz. Digigraphie® de Epson certifica la originalidad de las fotos de Isabel Muñoz

 

Precisamente este proyecto pretende hacer reflexionar a los interesados en la lucha contra la violencia sexual ejercida contra las mujeres y las niñas, para que adquieran un compromiso real y eficaz mediante acciones concretas y así permitir prestar asistencia a las mujeres que se encuentran en esta situación.

 

Niñas de Kavumu

Kavumu es una ciudad de la agrupación de Bugore en el territorio de Kabare, a 25 kilómetros de la ciudad de Bukavu, en la provincia de Kivu Sur. Esta ciudad es una aglomeración comercial situada junto al aeropuerto. Desde 2014, un fenómeno nuevo afecta a este sector de Kivu Sur: la violencia contra niñas de entre 0 y 10 años. Estas criaturas son raptadas de sus casas por la noche, son violadas y abandonadas en el campo o entre los arbustos por personas no identificadas.

Niñas y niños acusados de brujería

Desde hace unos años, la República Democrática del Congo se enfrenta al fenómeno de los llamados “niños brujos”. Como resultado de la pobreza de las familias, ligada con frecuencia a las consecuencias directas de la guerra, los padres terminan por rechazar a sus hijos e incluso les llegan a acusar de brujería. No hace falta constatar que en la mayor parte de los casos las niñas son las más afectadas. Estas pequeñas se encuentran en las calles expuestas a todos los peligros: víctimas de violencia sexual, violencia física, torturas y explotación como prostitutas en los burdeles.

Microcréditos

La independencia económica de las mujeres que han sobrevivido a la violencia sexual sigue siendo una de las principales vías para lograr que esas mujeres puedan curar sus heridas. Habiéndolo perdido todo por los horrores de la guerra, estas mujeres, que son los pilares de sus familias, pierden toda esperanza. El acceso a un programa de microcréditos, un sistema desarrollado por algunas organizaciones de ayuda, les ha dado la oportunidad de autoorganizarse para poder vivir y acceder a una pequeña economía que les permita alimentarse, financiar los estudios de sus hijos y procurarse un techo.

 

La locura como razón

Pero no todas logran salir adelante por ese camino. También están aquellas que quedan traumatizadas de forma casi irreversible. En algunos casos, cabe incluso preguntarse si no habrán optado por la locura como refugio dentro del que protegerse contra el recuerdo de hechos inaceptables para la razón humana. En su último viaje al Congo, Isabel Muñoz visita a varias de estas mujeres en Telema, el hogar que para ellas han impulsado las hermanas hospitalarias en Kinshasha, y aquí nos presenta por primera vez algunas fotografías tomadas allí, junto a una propuesta videográfica realizada por Yolanda Villaluenga.

 

Las mujeres que rompieron el silencio de Concha Casajús

En esa misma zona este de la República Democrática del Congo, donde también Concha realizó su proyecto fotográfico, los combates por el control del territorio nunca han cesado. Militares congoleños partidarios de presidentes anteriores, ruandeses huidos del conflicto hutus-tutsis, tropas oficiales, resistencia local organizada y antiguos niños soldados con armas de última generación crean una situación de extrema violencia. Los saqueos, asesinatos, violaciones y mutilaciones de mujeres y niñas se mezclan con la hematomancia y han pasado a formar parte de la vida cotidiana.

 

Unión y recuperación. Concha Casajús. .

Unión y recuperación. Concha Casajús

La violación, la agresión física y la tortura psíquica de que va acompañada destrozan su capacidad de procrear y al propio ser humano. La violación se ha convertido en un arma de guerra, con la que se somete a la población por el terror. La mujer africana es el corazón de la familia, de la economía, de la sociedad: si la destruyes, destruyes el presente y el futuro del país.

Caddy Adzuba consiguió unirlas a través de la radio y que algunas hablaran. También creó una asociación de mujeres que, gracias a los microcréditos han generado talleres artesanales cuya producción les permite volver a empezar. La fuerza de estas mujeres que afrontan la realidad, rompen el silencio y vuelven a empezar es increíble, modélica y merece ser narrada y ensalzada por todos.

 

Justine. Concha Casajús. .

Justine. Concha Casajús

 

Deja un comentario

Email (no será publicado)