Lā ‘ilāha ‘illā-llāhu Muhammad rasūlu-llāh-

530

Post By RelatedRelated Post

 

Autor:  Andrés Luis Moreau

No hay más Dios que Alá y Mahoma es su Profeta. Con esta aseveración, auténtico lema de una creencia que acabaría por ser universal, que aparece en multitud de emblemas, edificaciones y banderas, se establece uno de los pilares básicos de la religión que fija su nacimiento en el día 15 de Junio del año 622 de nuestro tiempo. En efecto, la shahada, la profesión de fe -cuya traducción más acertada aunque menos extendida podría ser “Doy fe de que no hay más divinidad que Dios y Mahoma es el mensajero de Dios”, es uno de esos cinco pilares sobre los que se levanta el Islam; establece la adhesión a la fe y la unidad y unicidad de Alá. El al-salât, la oración ritual, es el segundo de los pilares, que establece las cinco oraciones diarias que deben ofrecerse a Alá, orientado hacia La Meca, tras la purificación ritual. Al-zakât, el tercer pilar, es la limosna canónica que el buen musulmán debe hacer al menos una vez al año para purificar su alma, dando ayuda al necesitado. El Sawm es el cuarto pilar, un ayuno ritual llevado a cabo durante el Ramadán -noveno mes del año lunar islámico- mediante el que se consigue la expiación de los pecados y la misericordia divina a través de la piedad, la oración, y el acercamiento a Alá; consiste en abstenerse de los placeres sexuales y culinarios desde el alba hasta la puesta de sol. El Hajg, es el quinto y último de los pilares básicos del Islam, la peregrinación mayor, que todo musulmán pudiente debe llevar a cabo al menos una vez en la vida durante el último mes del año.

La fe musulmana nace y se extiende en torno a la figura histórica del que es su único profeta, Mahoma, nacido en La Meca en 570 en la tribu de los quraysíes. A los veinte años se casó con una rica viuda de nombre Jadicha, con la que tuvo siete hijos de los que sólo le sobrevivió Fátima. En 610 recibe la primera revelación de Dios de labios del Arcángel Yibril (Gabriel), a partir de las cuales comienza sus primeras predicaciones en La Meca a partir de 612. El 15 de Junio de 622, cercado por una coyuntura desfavorable en todos los aspectos, emprende la partida hacia Yatrib, posteriormente conocida como Medina, y marcando así el inicio del calendario musulmán. En 630, tras la Batalla del Foso -producida en 627-, Mahoma y los suyos pasan a dominar La Meca, purificando el santuario de la Kaaba, que pasa a ser desde ese momento el centro religioso del Islam. Mahoma fallece el 8 de Junio de 632, habiendo llevado el Islam a buena parte de Arabia, y habiendo planeado su expansión más allá. Tras su muerte, el período llamado de los Califas Ortodoxos extiende el Islam hasta 661 en manos de Abu Bakr, Omar, Otman y Alí, llegando a amplias zonas de África y Asia.

Abd-al- Rahman

Abd-al- Rahman

A partir de ese momento, 661, llega al poder el primer califa de una poderosa dinastía que influirá notablemente en la historia; se trata de Muawiya I, el iniciador de la saga Omeya. El último de su estirpe, Marwan II, muere en 750, aunque para entonces se había producido un hecho fundamental para la península: la llegada de Abd-al- Rahman el Emigrante, primer emir independiente de Al-Andalus a partir de 756. Con él se inicia una presencia musulmana en estas tierras que abarca casi ocho siglos, y que dejaría incomparables joyas artísticas en nuestro país.

El arte islámico es un arte rico y diverso en cuanto a que sus principales fuentes no son otras que el arte bizantino, el arte persa, y las manifestaciones arábigas preislámicas. Al mismo tiempo, la funcionalidad y adaptabilidad de un pueblo nómada en origen, permitió también asumir otras manifestaciones artísticas de otras culturas para acabar produciendo un arte con identidad propia, diverso en el espacio y en el tiempo. La ciudad es el principal concepto artístico si puede llamarse así; la musulmana es una cultura urbana propia de un pueblo nómada, y es concebida a sí misma como una “ciudad de creyentes”, donde la casa es una auténtica célula urbana concebida a su vez como un santuario íntimo. Se trata de una ciudad laberíntica, orgánica, una especie de tela de araña gigante donde las calles no tienen por qué tener salida. Protegida por una muralla tras la que se asientan los arrabales exteriores, el interior alberga los mercados, la aljama, y la medina, centro de poder de la ciudad donde se levanta la alcazaba.

La representación de imágenes supone un problema para el mundo islámico, como también lo ha sido en determinados momentos para el mundo judeocristiano. Tanto el Corán, como el Deuteronomio, como el Éxodo, incluyen pasajes explícitos en su contra. A pesar de ello, en tiempos iniciales de la fe se dieron algunos ejemplos como los de Qusayr Amra, Nishapur, y algunos otros. No obstante, el devenir de los siglos y de las doctrinas hicieron avanzar la decoración por los caminos de la abstracción, los motivos geométricos, y la escritura principalmente, así como algunas representaciones vegetales y animales.

Todo ello dentro de un entorno de expansión propiciado desde el mismo estado, en el que se funden inicialmente los poderes políticos y religiosos, y en el que la yihad -guerra santa- es un elemento importante aun no formando parte de los cinco pilares básicos del Islam. Esto supuso un rápido crecimiento desde su Arabia natal hasta llegar a amplias zonas europeas como las actuales Italia y Francia, entre otras. Este es el contexto en el que el mundo islámico llega a la península ibérica a partir del 27 de abril de 711 de la mano de Tariq Ibn Ziyad, y su victoria en la batalla de Guadalete, en nombre de Musa Ibn Nusayr, el 19 de julio del mismo año. Desde ese momento, Al-Andalus pasa a ser un emirato dependiente del califato Omeya de Damasco, y así permaneció hasta que Abd-al-Rahman I, llegado a estas tierras en 756, proclama el emirato independiente en 773. Se inicia así uno de los períodos más esplendorosos en la disciplina artística conocidos en la península hasta ese momento, que acabaría por dejar con el paso de los siglos, numerosas muestras de obras únicas e incomparables.

 

 

Deja un comentario

Email (no será publicado)