La feria del dibujo

Klaas Vanhee. Balls glory- 2016.
Cortesía Galería Silvestre

Post By RelatedRelated Post

 

Drawing Room
Dibujo contemporáneo
Velázquez 12
Madrid, del 22 al 26 de febrero de 2017

 

Dicen que las buenas esencias se guardan en frasco pequeño y de algún modo el dibujo no es solo una parte esencial, sino la esencia misma del arte contemporáneo. Artes del diseño fueron llamadas en el s. XVIII todas aquellas que a su base tenían el dibujo: la pintura, la escultura, la arquitectura y hasta la jardinería y el paisajismo. Y por cierto que la primera academia de arte de la historia fue la Accademia delle arti del disegno de Florencia, fundada por Cosme de Medici en 1563, siguiendo los consejos del arquitecto, pintor e historiador del arte, Giorgio Vasari.

En el maremágnum madrileño de las ferias de arte contemporáneo que todas las primaveras se organizan en torno a ARCO, hay sin embargo una feria muy especial que también se presenta en un recinto más humano y asequible, un entorno más reducido, que permite una contemplación más íntima y directa de las obras. No sé si los espacios industriales son más adecuados a las grandes obras de arte, pero desde luego al dibujo le convienen espacios como éste, en el que ahora se presenta, ya por segundo año consecutivo, la feria del dibujo contemporáneo de Madrid, con el nombre de Drawing Room.

Lo cierto es que es una excelente iniciativa por la que no solo hay que felicitar a sus promotores y organizadores, sino desde luego también en primer lugar a su directora, la infatigable Mónica Álvarez Careaga. A pesar de ser una feria pequeña, cuenta sin embargo con un buen nivel de participación internacional, con la presencia de varias galerías italianas y portuguesas, y hasta una galería polaca, que presentan muy interesantes propuestas.

El dibujo permite ciertamente obras complejas y prolijas, que a veces pueden suponer incluso años de elaboración y de trabajo, pero también permite una extraordinaria libertad y favorece la creación desprejuiciada y desinhibida. Por eso aquí es fácil encontrar imágenes de sexo explícito o de violencia desatada, a la vez que representaciones de la ingenuidad más pura, como si el dibujo fuese el territorio más fértil de la imaginación creadora. Que ello se deba a su accesibilidad, a lo asequible y económico de sus materiales (papel y lápiz) o a su versatilidad y libertad, lo cierto es que el dibujo se nos presenta todavía como creación pura, y con razón, como la esencia misma del arte.

Hay en esta pequeña feria excelentes propuestas que es posible disfrutar. Ángeles Agrela, en la galería Yusto de Marbella, presenta una interesante colección de reflexiones sobre el peso que la imagen del arte y de la tradición ejerce sobre el cuerpo femenino. En Trinta nos presentan los dibujos filosóficos de Eva Lootz y las delicadas composiciones de Pamen Pereira. Me ha gustado también mucho el trabajo intelectual del artista belga Klaas Vanhee, entre la experimentación y la compulsión, que puede verse en la galería Silvestre de Madrid. Interesante también el trabajo de la alicantina Clara Sánchez Sala, para la galería ATM de Gijón, que ha sido premiado por la colección Kells, como el mejor proyecto de Drawing Room. La obra pintada con las manos, de Carlos León, funciona muy bien sobre papeles vegetales y es bellísima la muestra que de su trabajo presenta la galería El huerto del tertuliano. En la galería de Gema Llamazares vale la pena detenerse para disfrutar del trabajo de Estefanía Martín Sanz, con mujeres ocultas o disfrazadas, y de la obra cada vez más personal de Guillermo Peñalver. Muy interesante también la propuesta neoBahaus de Regina Giménez, para la Rodríguez Gallery de Polonia. Por último, pero no en último lugar, las duras y amargas reflexiones propuestas por Alfredo Igualador sobre lo que acaece, para la galería Magda Belloti, se vuelven casi líricas al aislarlas y enmarcarlas como dibujos individuales.

 

Alfredo IGUALADOR, Todo este caer, 2014-2016 Galería Magda Bellotti, 1Madrid.

Alfredo IGUALADOR, Todo este caer, 2014‐2016
Galería Magda Bellotti, 1Madrid.

 

Regina GIMÉNEZ, Geometría cósmica, 2016 Courtesy: Rodriguez Gallery, Poznan (Polonia) Ángeles Agrela, en la Galería Yusto Giner de Marbella Fotos: José Jurado

Regina GIMÉNEZ, Geometría cósmica, 2016
Courtesy: Rodriguez Gallery, Poznan (Polonia)

 

Ángeles Agrela, en la Galería Yusto Giner de Marbella Fotos: José Jurado

Ángeles Agrela, en la Galería Yusto Giner de Marbella
Fotos: José Jurado

 

Obras de Guillermo Peñalver en la galería Gema Llamazares de Gijón. Foto: cortesía de José Jurado.

Obras de Guillermo Peñalver en la galería Gema Llamazares de Gijón.
Foto: Cortesía de José Jurado.

 

Klaas Vanhee. Balls glory- 2016. Cortesía Galería Silvestre

Klaas Vanhee. Balls glory- 2016.
Cortesía Galería Silvestre

 

Carlos León: Oxidaciones-2012. Cortesía de El Huerto del Tertuliano.

Carlos León: Oxidaciones-2012.
Cortesía de El Huerto del Tertuliano.

 

Clara Sánchez Sala. Foto: cortesía de José Jurado

Clara Sánchez Sala.
Foto: Cortesía de José Jurado

 

Miguel Cereceda es profesor de Estética y teoría de las artes en la Universidad Autónoma de Madrid, crítico de arte y comisario independiente de exposiciones. Ha publicado El lenguaje y el deseo, El origen de la mujer sujeto y Problemas del arte contemporáne@. Ha sido profesor invitado en la Universidad de Potsdam (Berlín).

Deja un comentario

Email (no será publicado)