Estrenos: ‘Moonlight’

Moonlight

Post By RelatedRelated Post

 

“Moonlight” es una historia atemporal de relaciones humanas y autodescubrimiento, que narra la vida de un joven que crece en los suburbios de Miami, desde su infancia, hasta la edad adulta. Un retrato vital de la vida afroamericana contemporánea que resuena por su profundidad y sus verdades universales.

 

El 10 de febrero llega a nuestros cines esta aclamada cinta de Barry Jenkins, una reflexión personal y poética sobre la identidad, la familia, la amistad y el amor

Ocho años después de su aclamado romance “Medicine for melancholy”, el guionista y director Barry Jenkins regresa con esta cinta, que narra la tumultuosa llegada a la edad adulta de un joven del sur de Florida a lo largo de dos décadas. “Moonlight” es un drama inolvidable que une raza, sexualidad, masculinidad, identidad, familia y amor que posiciona a Jenkins como uno de los cineastas estadounidenses más destacados por su capacidad para plasmar los sentimientos puros de anhelo y dolor, y su evolución con el paso de los años.

A través de un trío de talentosos actores (Alex Hibbert, Ashton Sanders y Trevante Rhodes) en la piel del mismo personaje en tres fases diferentes de su vida, “Moonlight” cuenta una historia, la de un joven en el extrarradio de Miami. Jenkins muestra hábilmente una vida a través de tres capítulos distintos: vemos cómo Chiron pasa de ser un niño inseguro y vacilante para luego ser un adolescente amedrentado que lidia con su identidad sexual, y finalmente se convierte en un hombre adulto. Vemos así cómo los momentos clave de cada etapa de nuestra vida se unen para dar forma a nuestra identidad y definir nuestro destino.

 

Moonlight

 

“Moonlight” fue concebido en una escuela de teatro como el proyecto de fin de curso del reconocido dramaturgo de Miami Tarell Alvin McCraney, ganador de una beca MacArthur en 2013 y miembro de la Steppenwolf Theatre Company de Chicago, cuya trilogía “Hermano/Hermana”, que habla de la planificación urbanística de Luisiana, le convirtió en uno de los dramaturgos más destacados de la experiencia afroamericana. Presentó el cortometraje “In Moonlight Black Boys Look Blue” al Festival de Cine de Borscht de Miami, que se dedica a exhibir obras de artistas regionales que forjan la identidad cinematográfica de Miami a través de historias que “van más allá del retrato típico de una ciudad bonita pero banal y fiestera”.

,Jenkins creció en el mismo barrio tosco de Liberty City donde McCraney creció y donde se desarrolla gran parte de “Moonlight”. También colaboró con el Festival de Cine de Borscht. “Chlorophyl”, el cortometraje de Jenkins de 2013, era una evocación de 17 minutos de su Miami natal que enfatizaba los cambios producidos por la renovación urbanística. El cortometraje incorporaba algunos de los temas de “Medicine for Melancholy”, como los desplazamientos, la gentrificación y el anhelo de amor y conexión con los demás en medio de la alienación urbana.

Jenkins y McCraney no se conocieron cuando eran niños, pero sus años de formación fueron curiosamente similares. Asistieron a las mismas escuelas primarias y secundarias (a pesar de la diferencia de edad) y ambos se hicieron artistas para trabajar temas cercanos a sus propias experiencias, tratando asuntos como la identidad y la masculinidad. Lo más curioso es que ambos crecieron en hogares en los que sus madres se enfrentaban a una severa adicción a las drogas. La madre de Jenkins sobrevivió a su batalla y lleva siendo seropositiva 24 años, mientras que la madre de McCraney finalmente sucumbió al SIDA.

 

Moonlight

 

La pieza original de McCraney se centraba en la relación entre un joven de Liberty City y un narcotraficante local, que se convierte para él en una especie de padre sustituto cuando el chico tiene que lidiar con el acoso social, la adicción a las drogas de su madre y un sentimiento omnipresente de soledad que finalmente termina en tragedia. A saltos entre la infancia y la adolescencia, pero profundamente arraigada en temas como la masculinidad, la identidad y el entorno, “In Moonlight Black Boys Look Blue” examinaba la naciente identidad homosexual de su protagonista Chiron en un entorno desafiante. “Era importante para mí mostrar desde el principio el papel del entorno en la vida de Chiron”, dice McCraney. “La gente sabe cosas sobre él antes de que él mismo las sepa. Todos quieren etiquetarle antes de que él incluso entienda lo que eso implica. Esto nos pasa a todos, ya seas hombre, mujer, negro, blanco, heterosexual o gay. Hay momentos en que nuestro entorno decide cómo somos. Nuestra forma de responder ante eso es una verdadera lucha, e influye profundamente en cómo se desarrollará nuestra vida”.

Una de las facetas más potentes de “Moonlight” es que la película fue concebida por un hombre heterosexual que trabajó a partir de un material enraizado en la experiencia personal de un hombre abiertamente gay, aunque la identidad sexual no sea el tema primordial de la película, ya que ante todo se impone la sutileza e introspección de Jenkins. En última instancia, “Moonlight” va más allá de las etiquetas y los eslóganes: cuenta una historia universal a través de las catárticas luchas personales de un joven. “Barry es una persona muy introvertida y discreta”, explica Romanski. “No muestra mucho de sí mismo más allá de su núcleo de gente de confianza. “Moonlight” le permitió contar una historia única que tenía que ver con su propia experiencia, pero a la vez accedió a ella a través del trabajo de adaptación que se convirtió en la historia de Tarell”

 

 

Deja un comentario

Email (no será publicado)