Navidad en La Isla Bonita

6454125279_2d42dc36d0_o

Post By RelatedRelated Post

 

En una de las épocas más especiales del año, la Isla Bonita se erige como destino ideal para celebrar las fiestas entre cultura y naturaleza

 

 La Palma, uno de los encantos más destacados de las Islas Canarias, ya se encuentra engalanada para recibir unas Navidades de ensueño. El sencillo decorado de sus pueblos y barrios se completa con los bonitos pesebres, cuyo máximo exponente se encuentra en Los Llanos de Aridane, que representa cada año una zona de la isla con todos los detalles de las tradiciones que la definen: la típica casa canaria con su aljibe -recurso arquitectónico para el almacenamiento de agua-, su platanero con frutos ya maduros, su huerta y hasta el mar de nubes.

 

Los Llanos de Aridane. foto flickr

Los Llanos de Aridane. foto flickr

 

Los villancicos vienen de la mano de Los Divinos, tradición que remonta su origen al año 1947. Con sus rondallas, estos recorren las calles de la isla, transmitiendo así el mensaje de paz y amor que envuelve la Navidad. Por otro lado, para los amantes de las tradiciones, la misa del Gallo brilla en San Andrés y la cabalgata de Los Reyes Magos desfila entre las luces de Villa de Garafía.

 

Arquitectura canaria, foto flickr

Arquitectura canaria, foto flickr

 

En cuanto al menú, las truchas, unos dulces tradicionales canarios típicos de estas fiestas, son un auténtico manjar. No obstante, primero es necesario abrir el estómago con unas deliciosas papas con mojo, sopa de picadillo y un buen vino de la isla.

Para recibir de la mejor manera el nuevo año, la Isla Bonita ofrece al viajero multitud de escenarios con mucho encanto. Sus playas de arena negra, los miradores astronómicos bajo el cielo estrellado o las plazas de los pueblecitos son algunas de las mejores opciones para tomar las uvas.

 

Playa Tazacorte. Foto eldiario.es

Playa Tazacorte. Foto eldiario.es

 

Más allá de las costumbres palmeras, la Isla Bonita cuenta con un sinfín de opciones para sentir la naturaleza en estado puro. Así, los más intrépidos podrán descubrir los secretos de este territorio gracias a la gran red de senderos, mientras que los que prefieran refrescarse en el mar podrán encontrar el paraíso en alguna de sus playas o piscinas naturales, como Charco Azul o La Fajana.

Por último, como no se concibe una Navidad sin regalos, en La Palma es posible encontrar una amplia selección de artículos y productos locales. Desde la gastronomía hasta la artesanía (cerámica, artículos de seda, puros…), el shopping resulta de lo más placentero gracias al encanto de las pequeñas tiendas de la isla.

 

 

Portada: Foto flickr

Deja un comentario

Email (no será publicado)