Literatura para nostálgicos: Elizabeth Gaskell

Post By RelatedRelated Post

Elizabeth Cleghorn Gaskell es una de esas escritoras coetáneas a las tramas que ofrecen sus novelas a las que se debe recurrir si se quiere conocer la época de primera mano. Todo un referente igual que Jane Austen, aunque las distanciaban sus puntos de vista: Austen retrató una sociedad burguesa acomodada que sólo asomó a los problemas sociales serios en Mansfield Park; mientras que Gaskell los afrontó de frente, incluso levantó polémica.

 

Elizabeth_Gaskell_7

 

La primera vez en 1853 con su novela Ruth, en la que denuncia la seducción y la vida de una madre soltera condenada al ostracismo y a la inevitable prostitución. Pocos elogiaron la solidez de las enseñanzas morales, algunos miembros de su congregación quemaron el libro y fue prohibido en muchas bibliotecas. En una segunda ocasión en 1857 con La vida de Charlotte Brontë, biografía que escribió sobre su amiga y que tuvo que retocar por las protestas de personas que aparecían y que amenazaron con denunciarla.

51Wtk4ovUTLElizabeth Gaskell nació en Chelsea en 1810 y dos años después falleció su madre. Su padre, William Stevenson, pastor unitario y periodista, se volvió a casar. Su infancia transcurrió Cheshire, un pueblecito llamado Knutsford, que quedaría inmortalizado en su novela Cranford. Allí conoció, a los veintidós años, al que sería su marido, William Gaskell, pastor de la Capilla Unitaria, que tenía ya una trayectoria literaria.

Se asentaron en Manchester y adquirieron una casa en el 84 de Plymouth Grove de veinte habitaciones en tres pisos en la zona burguesa. El matrimonio fue muy frecuentado por escritores y reformadores sociales, de ahí el caldo de cultivo en el que fermentó su pasión de escritora. Comenzó a modo de terapia cuando falleció uno de sus hijos y luego fue una forma de retratar la sociedad y la moral de la época victoriana.

La obra que mejor recoge su vida y sus convicciones es Norte y Sur. Nos ofrece dos períodos de su vida a través de la protagonista: Margaret Hale. Como la propia Gaskell, se crió en el sur, bajo una sociedad agraria con unas encorsetadas normas sociales y en la ignorancia de lo que sucedía en el norte industrializado. Así que Margaret Hale se traslada al norte, a Milton (figuradamente, Manchester), a una sociedad desconocida en la que dos clases sociales –trabajadores y patronos- coexisten en una soterrada lucha.

Superado el cambio de paisaje y la aceptación de una ciudad sucia a causa de la polución, Margaret conoce la vida de los trabajadores por la familia Higgins, y el pensamiento de los patronos por el apuesto señor Thornton. Y aquí es cuando asistimos a la delicia de que la autora sea coetánea a los acontecimientos que describe. Lejos de inclinarse por una de las dos causas, en su necesidad de ser justa, expone las razones de ambos por boca de Higgins y de Thornton, perfectamente válidas, y Margaret lucha por conciliar a los trabajadores con los patronos, a que se escuchen y consigan propuestas ventajosas para ambas partes. La novela se convierte, al final, en una utopía de buena voluntad entre trabajadores y patronos. Sin embargo, resulta demoledora la visión que ofrece Gaskell de los sindicatos, tanto en Norte y Sur, en que el sindicato es la mano negra que envicia las relaciones entre los trabajadores y los patronos; como en su primera novela Mary Barton, en la que John Barton comete un asesinato a instancias de su sindicato.

 

mini-serie-norte-sur-L-sBni1g

 

Al igual que A.J. Cronin habla de los problemas pulmonares de los mineros, Gaskell nos detalla la enfermedad del polvo del algodón, la bisinosis, y la falta de interés por parte de los patronos para solucionar las enfermedades relacionadas con el trabajo que desempeñan.

Entre 1858 y 1859 colaboró en la revista literaria Household Words de Charles Dickens. Durante su vida, Elizabeth Gaskell se opuso a cualquier forma de biografía sobre su vida. Falleció en 1865.

Por último una pequeña reflexión: Jane Austen, las hermanas Brontë y Elizabeth Gaskell comparten padres con la misma dedicación: la religiosa. ¿Las hijas de los vicarios tenían acceso a una cultura que les estaba negada a otras mujeres?

 

Elena Bargues Capa (Valencia, 1960) es licenciada en Historia Moderna y Contemporánea por la Universidad de Cantabria. Cuando tenía cinco años, la familia se asentó en Santander, donde reside desde entonces.
Creció en el seno de una familia con una gran afición a la lectura y siempre tuvo a mano una magnífica biblioteca bien provista de todos los géneros clásicos y modernos. Es una admiradora de las novelas de aventuras de corte histórico como Bernard Cornwell, Patrick O´Brian, Simon Scarrow o Pérez Reverte con su saga de Alatriste. Actualmente ha descubierto la variante romántic… seguir leyendo

Deja un comentario

Email (no será publicado)