Paraguay – El Gobierno desacata una orden de proteger a un pueblo indígena aislado

Post By RelatedRelated Post

"En los 90 muchos ayoreos fueron contactados a la fuerza y quedaron expuestos a peligrosas enfermedades infecciosas." © Survival

“En los 90 muchos ayoreos fueron contactados a la fuerza y quedaron expuestos a peligrosas enfermedades infecciosas.”
© Survival

 

El Gobierno de Paraguay no ha protegido a un grupo de indígenas aislados pese a que así se lo demandaba una orden del pasado mes de febrero.

Hace seis meses la Comisión Interamericana de Derechos Humanos exigió al Gobierno del país que detuviera la tala en el Chaco, que registra la tasa de deforestación más alta del mundo, y protegiera a los vulnerables indígenas ayoreos no contactados que habitan en la región.

Sin embargo el Gobierno no ha conseguido detener la continua tala de masa forestal, lo que aumenta el temor de que los ayoreos aislados estén enfrentándose a su aniquilación.

Varias principales empresas ganaderas están deforestando el bosque para alimentar al ganado: el Chaco pierde una media de 14 millones de árboles cada mes. La deforestación continúa y las topadoras se han dejado oír recientemente por la tierra ayoreo.

Las organizaciones locales GAT y OPIT han intentado persuadir al Gobierno para que cumpliera con las demandas de la Comisión, pero hasta la fecha apenas ha actuado.

Un ayoreo dijo a Survival: “No queremos perder nuestra tierra. Es la tierra donde nuestros padres y abuelos vivían y donde viven hasta hoy nuestros parientes en el monte. Queremos que nuestros hijos y nietos crezcan en la tierra de nuestros antepasados. Estamos reclamando esta tierra.”

 

"El Chaco está siendo deforestado rápidamente, lo que pone en riesgo a los ayoreos no contactados." © GAT/Survival

“El Chaco está siendo deforestado rápidamente, lo que pone en riesgo a los ayoreos no contactados.”
© GAT/Survival

 

Entre las compañías que destruyen el Chaco están Carlos Casado S.A. (filial de la constructora española Grupo San José), River Plate S.A. y la empresa brasileña de carne vacuna Yaguareté Porã S.A.. Esta última recibió en 2010 el premio de Survival International al “Mejor Lavado de Imagen Ecológico” por intentar que un área, que previamente había deforestado considerablemente, fuera designada como “reserva natural”.

Las pruebas demuestran que los territorios indígenas son la mejor barrera contra la deforestación y, por tanto, la mejor forma de proteger el Chaco consiste en garantizar el cumplimiento de los derechos territoriales de los ayoreos. Los pueblos indígenas aislados son también los mejores guardianes de su medioambiente. Su conocimiento es irremplazable y se ha desarrollado durante miles de años.

En agosto de 2016 la ONU examinó el comportamiento de Paraguay sobre discriminación racial. Survival International presentó un informe sobre violaciones de derechos humanos de Paraguay contra los ayoreos, que fue considerado en la sesión.

El director de Survival International, Stephen Corry, declaró: “A menos que Paraguay actúe con rapidez, los ayoreos se convertirán en un dato estadístico más del continuo genocidio de los pueblos indígenas aislados en América del Sur. La situación no podría ser más grave: los ayoreos se enfrentan a una catástrofe a menos que se protejan su tierra y su bosque de estas voraces empresas extranjeras”.

 

 

Deja un comentario

Email (no será publicado)