‘Del plano al espacio’. Arte, arquitectura y diseño de Juan Cuenca.

_MG_4049

Post By RelatedRelated Post

 

 

Comisaria: Angustias Freijo

Sala Vimcorsa

Calle Ángel de Saavedra, 9

Córdoba, del 9 de septiembre al 13 de noviembre de 2016

 

Todos los manuales de historia del arte español contemporáneo coinciden en la importancia de 1957, como el año en el que se produjo un salto cualitativo en las prácticas artísticas de vanguardia en España. En abril de 1957 se presentaba el grupo El Paso, en la galería y librería Buchholz de Madrid; y ese mismo año, en junio, se presentó públicamente el Equipo 57, con un manifiesto y una pequeña exposición, en el café Le rond point de París y, un mes más tarde, con una exposición en la galería Denise René.

Frente al expresionismo abstracto o informalismo, como se llamaba entonces, característico de los artistas del grupo El Paso, los miembros del Equipo 57 proponían una abstracción geométrica racionalista, en la que, partiendo del análisis de la forma, abordaban los problemas generales del diseño y de la construcción, e incluso los compromisos sociales y políticos del arte.

Cuando Juan Cuenca fue invitado por el joven arquitecto Juan Serrano a formar parte del Equipo 57, era tan sólo un estudiante de arquitectura de veintitrés años, que vivía a caballo entre Córdoba y Madrid. A pesar de que se incorporó un año más tarde a las actividades del Equipo, asumió sin embargo muy rápidamente sus compromisos y sus teorías, y desarrolló desde entonces un análisis formal de los elementos compositivos de toda obra de arte, que pudo aplicar posteriormente tanto a sus construcciones escultóricas como a sus edificios.

 

27

 

El Equipo 57 se disolvió, en 1962, apenas cinco años después de haber sido fundado, cuando Agustín Ibarrola fue encarcelado por su militancia comunista y Ángel Duarte se trasladó a vivir a Suiza. Después de aquella experiencia, prácticamente ninguno de los miembros del Equipo, salvo Juan Cuenca, siguió comprometido como artista con los principios formulados en los distintos manifiestos. Agustín Ibarrola y José Duarte se pasaron al realismo social y al arte de agitación y propaganda; Juan Serrano se centró en su carrera como arquitecto; y Ángel Duarte, desde Suiza, pareció orientarse más bien hacia el arte óptico y cinético.

Es cierto que tampoco Juan Cuenca estuvo muy activo como artista plástico. Terminada la carrera de arquitectura, también orientó su dedicación profesional hacia la arquitectura y el urbanismo, con algunas incursiones en el diseño de mobiliario urbano y doméstico. Como arquitecto, Juan Cuenca es el responsable de obras públicas importantes, como la remodelación urbanística del pavimento y del mobiliario urbano de la Plaza de la Corredera; como la nueva Estación de Autobuses de Córdoba, el Ayuntamiento de Baeza o la remodelación del Conjunto del Puente Romano sobre el Guadalquivir, obra polémica que, a pesar de ello, recibió el premio europeo de conservación y protección del patrimonio cultural, Europa Nostra, en 2014. Sin embargo, aunque se alejó del mundo de las galerías y de las exposiciones, siempre concibió su práctica arquitectónica y el diseño de mobiliario urbano como un todo, en relación con la práctica del dibujo, de la pintura y de la escultura. De hecho siguió dibujando, pintando y construyendo piezas escultóricas, a la par que diseñaba muebles para el hogar, casi de forma privada, hasta que, en 2014, la galerista Angustias Freijo lo convenció para que presentase públicamente su trabajo individual como artista plástico.

 

4

 

Lo más sorprendente de aquella exposición no sólo fue la fidelidad que el artista manifestaba hacia unos principios programáticos, formulados hacía más de cincuenta años, sino sobre todo también la pertinencia y vigencia de estos principios, para la práctica artística contemporánea.

Por eso, la exposición que actualmente se muestra en Córdoba, titulada Del plano al espacio, lo que presenta ante el público es precisamente ese conjunto y esa continuidad en la realización de su obra: fotografías de sus principales obras públicas, maquetas y planos de las mismas, mobiliario urbano, diseños de mobiliario doméstico, esculturas, cuadros y dibujos. El título de la exposición insiste en esta idea de la creación, en la que se parte de una reflexión sobre el plano, como espacio de inscripción y como material de trabajo, y desde el plano desarrolla el artista tanto sus esculturas, como sus muebles, como sus edificios. A este respecto, resulta fascinante contemplar la formación de sus esculturas, a partir del plano, así como poder ver la sala de maquetas, en la que es posible disfrutar de los bocetos, en ocasiones simplemente recortes sobre hojas de papel, de esculturas o de diversos diseños. Del mismo modo, sobre el suelo de la sala, se ha recreado también una intervención en un espacio público, imprimiendo sobre el suelo el plano de la misma, y recreando el entorno con esculturas y mobiliario urbano, diseñados por el arquitecto.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Rosa Criado Talavera es licenciada en Filosofía por la Universidad de Salamanca, y especializada en Filosofía de la Ciencia por la Universidad Autónoma de Madrid. Ha realizado estudios en Los Ángeles, Florencia y Berlín. Ha trabajado como Responsable de Sensibilización en la ONG ACSUR/Las Segovias y como Responsable de Desarrollo de la Sección Nacional de Amnistía Internacional. Es traductora de El análisis de la Belleza de William Hogarth (Visor, Madrid, 1997). Ha comisariado diversas exposiciones de fotografía sobre El Salvador, Nicaragua o Haití, en el Círculo de Bellas Artes y … seguir leyendo

Deja un comentario

Email (no será publicado)