Bridget alcanza la madurez

A_BJ1795-03

Post By RelatedRelated Post

Después de romper con Mark Darcy (Colin Firth), la idea que Bridget Jones se había hecho del “serán felices y comerán perdices” no acabó como había imaginado. Soltera de nuevo a los cuarenta, decide centrarse en su trabajo como productora de noticias, y rodearse de viejos y nuevos amigos. Por una vez en su vida, Bridget parece tenerlo todo bajo control, nada puede torcerse, ¿o sí?

 

            El 28 de febrero de 1995, el periódico británico The Independent publicó una pequeña columna sin pretensiones firmada por la entonces desconocida Helen Fielding. Describía el mundo de Bridget Jones, soltera, 32 años, 58,5 kilos, que vivía y trabajaba en Londres. La columna no tardó en hacerse popular, Bridget se hizo famosa y a su creadora le llovieron las ofertas. Diez años después de la publicación de la primera columna, Bridget Jones tenía en su haber dos novelas superventas y dos taquillazos mundiales.

            Helen Fielding nunca tuvo en mente crear un ejemplo a seguir por nadie, sin embargo dio vida a una heroína que había sido ignorada por la cultura popular. Bridget Jones, a pesar de ser muy independiente, no tenía miedo de revelar sus defectos y su falta de seguridad.

            Aparte de la autora, nadie conoce tan bien a la protagonista como la actriz que la ha encarnado desde el primer momento. “Bridget es una optimista nata, además de modesta y encuentra una pizca de humor siempre que se enfrenta a la adversidad”, dice Renée Zellweger. “Es tenaz y terca, no acepta la derrota. Su perfecta imperfección la convierte en una persona muy cercana”.

            Los productores Tim Bevan y Eric Fellner, de Working Title Films, encabezan el equipo que lleva a Bridget Jones a la pantalla por tercera vez. Eric Fellner habla del afecto que despierta el personaje entre el público: “Bridget es optimista por naturaleza y acepta todo lo que le ocurre de forma positiva. Su sentido del humor es contagioso. La queremos porque nos identificamos con sus desgracias. Bridget lo hace todo con mucho estilo y humor, por eso es un placer estar con ella. Pase lo que pase, regresa con estoicismo, solidez y, en general, con una carcajada”.

            “Es muy especial, ¿verdad?”, añade la productora Debra Hayward, que ha estado con la protagonista desde la primera entrega de la saga. “Bridget sigue siendo la mujer con la que nos identificamos, aunque su dilema no se presenta habitualmente”.

 

 

            En lo más profundo de nuestra protagonista se esconde el temor a acabar sola, por lo que puede entenderse que la independencia tiene un coste. “La primera película funcionó tan bien no solo por la comedia, sino porque el público entendió el temor de Bridget a la soledad”, dice la directora Sharon Maguire, que también dirigió la primera entrega. “Es un miedo universal y sigue ocupando un lugar importante en esta nueva etapa de la protagonista. Es el punto de acceso perfecto para que el espectador simpatice con Bridget. El mensaje es que todos tememos acabar solos”.

            Cuando Bridget apareció por primera vez, numerosos solteros en todo el mundo se dieron cuenta de que no eran los únicos con ambiciones e inseguridades conflictivas. La obsesión por las calorías, las reglas del maquillaje y de la depilación, los conflictos del corazón y de la lógica, todo salió a la luz.

 

Bridget Jones's Baby

 

            Ahora, Bridget es la premiada productora de un famoso programa de noticias. Ha dejado de fumar, no bebe tanto vino tinto, no está obsesionada con el peso, y los libros de autoayuda han sido sustituidos por ensayos políticos.

            A pesar de su éxito profesional, Bridget Jones sigue siendo encantadoramente torpe. “Todos hemos tenido esperanzas y todos hemos sufrido decepciones. Pero Bridget consigue perseverar, a pesar de circunstancias muy negativas, y eso inspira”, dice Renée Zellweger. “Pasa por las mismas desdichas que todos nosotros. Sobre todo en sus momentos íntimos es muy fácil conectar con ella”.

            “Bridget puede ser una cabeza de chorlito algunas veces, y aunque es muy inteligente, culta y educada, también mete la pata”, explica Debra Hayward. “Interpretar a Bridget siempre es delicado porque si se exagerase una vertiente, acabaría pareciendo estúpida. Encontrar el equilibrio perfecto es lo más difícil tanto para el personaje como para la película. Bridget es humana y se equivoca en su vida amorosa, pero también es única e idiosincrática”.

            Bridget sigue siendo independiente y estando soltera. “Hemos querido aislarla”, explica la productora. “Todos sus amigos han empezado una nueva vida. Incluso su mejor amigo gay, Tom (JAMES CALLIS), lleva una vida tranquila y ha adoptado a un niño. Es la única que se resiste”.

            “Bridget intenta resolver los problemas de siempre”, dice Sharon Maguire. “Aún teme la soledad y busca desesperadamente el significado de la vida. Es imperfecta, está llena de defectos. Con ella, las cosas nunca llegan bien envueltas con un bonito lazo”.

            A pesar de que Bridget se niega a reconocerlo, aún sueña con el gran amor y con tener hijos. “Nos preguntamos por qué y llegamos a la conclusión de que nunca llegó a superar su historia con Mark Darcy, aunque no lo parece al principio de la película”, sigue diciendo la productora.

 

Bridget Jones's Baby

 

      BRIDGET JONES’S BABY estreno el 16 de septiembre

 

 

Deja un comentario

Email (no será publicado)