‘La Costa de los Dinosaurios’ exposición en el Museo de la Ciencia de Valladolid

2

Post By RelatedRelated Post

 

Permanecerá en la Sala de Exposiciones Temporales del Museo desde el 28 de julio de 2016 al 8 de enero de 2017

 

  ‘La Costa de los Dinosaurios’ es la nueva propuesta de la Sala de Exposiciones Temporales del Museo de la Ciencia de Valladolid. Una muestra, producida por el Museo del Jurásico de Asturias (MUJA), cuya itinerancia a Valladolid ha sido posible gracias a la financiación de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT) – Ministerio de Economía y Competitividad.

Esta exposición recuerda la enorme riqueza geológica y paleontológica que aportan las rocas jurásicas de la denominada ‘Costa de los Dinosaurios’, que comprende el litoral asturiano, desde Gijón hasta Ribadesella, y que se caracteriza por la abundancia de huellas y restos óseos de dinosaurios y otros reptiles jurásicos. Ningún otro litoral español reúne tantas ni tan bien fundamentadas evidencias del paso de estos fascinantes animales, un hecho por el que el Gobierno del Principado de Asturias lo declaró, en 2001, ‘Monumento Natural’.

A través de réplicas de alta calidad, ilustraciones de Arturo de Miguel y fotografías del equipo científico del MUJA y de José María Díaz- Formentí, la exposición aborda diferentes aspectos del patrimonio jurásico de Asturias, además de aportar información detallada sobre la paleogeografía, el paisaje y los ecosistemas predominantes en esta época de la historia de la Tierra dominada por los dinosaurios y los reptiles coetáneos.

La muestra está organizada en 8 grandes bloques temáticos que descubren al público aspectos relacionados con los acontecimientos que tuvieron lugar en el Jurásico de Asturias, período geológico que se extiende desde hace 201 millones de años hasta hace 145 millones de años.

El mundo en el Jurásico, las rocas de los acantilados, la vida en los mares jurásicos, la actividad tectónica de la época, el modelado del agua sobre el barro y la arena y los yacimientos de icnitas son algunos de los temas a tratar; además de la utilización de las rocas como recursos de interés económico y el trabajo cotidiano en los yacimientos de los acantilados.

La exposición se completa con una zona lúdica con ‘dinojuegos’ para toda la familia, integrado por dinámicos interactivos, puzles y simuladores de huellas, entre otros.

De forma extraordinaria, el Museo de la Ciencia incorpora a la exposición un croma (del inglés chroma key) que invita a los visitantes a sumergirse en un paisaje jurásico, con dinosaurios estáticos y en movimiento.

Por último, el público podrá disfrutar de las apps ‘DinoScience y  DinoScience 3D’, dos aplicaciones creadas por la  productora audiovisual Render Area con el apoyo de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT) – Ministerio de Economía y Competitividad. Estas Apps, instaladas en diferentes iPads, ofrecerán a los visitantes  información de más de 700 dinosaurios y descubrirán 14 espectaculares reptiles del Mesozoico en 3D, animados en tiempo real.  Una estupenda forma de vivir y experimentar el mundo de los dinosaurios.

En definitiva, un apasionante recorrido, que permanecerá en el Museo de la Ciencia desde el 28 de julio de 2016 al 8 de enero de 2017.

 

foto_costa_de_los_dinosaurios_web

 

 

ÁMBITOS DE LA EXPOSICIÓN

Módulo 1. El mundo en el Jurásico

El Jurásico, periodo geológico que se extendió desde hace 201 millones de años hasta hace 145 millones de años, constituye la parte intermedia del Mesozoico o Era de los dinosaurios, que empezó en el Triásico y culminó en el Cretácico. El clima de la época era más húmedo que el del Triásico y las zonas polares estaban prácticamente libres de hielo. Las masas continentales comenzaron a separarse y se inició la apertura del Atlántico.

En tierra firme dominaban los dinosaurios, algunos de los cuales, como los saurópodos, llegaron a alcanzar proporciones gigantescas.

Los mares jurásicos, relativamente más cálidos que en la actualidad, propiciaron el desarrollo de una fauna de invertebrados abundante y diversa, en la que destacaban algunas variedades de moluscos como ammonites y belemnites. En cuanto a los vertebrados, los reyes indiscutibles eran los reptiles como, ictiosaurios y plesiosaurios.

 

Módulo 2. Las rocas del acantilado

La franja costera asturiana comprendida entre Gijón y Ribadesella guarda celosamente en sus acantilados los vestigios de seres extintos que poblaron la región durante el Jurásico. A este sector litoral, constituido casi exclusivamente por rocas de este periodo, se le ha denominado “La Costa de los Dinosaurios”.

El estudio minucioso de sus rocas y fósiles ha permitido ampliar el conocimiento del aspecto que tendría Asturias en aquella época; si retornásemos al pasado, hasta la Asturias jurásica, no seríamos capaces de reconocer el territorio. Por aquel entonces todavía no habían aparecido la hierba ni las plantas con flores.

La Cordillera Cantábrica y el resto de los relieves montañosos actuales no existían. Asturias se encontraba más cerca del Ecuador, en una latitud en torno a los 33º N (aproximadamente la de Casablanca en la actualidad).

 

Módulo 3. La vida en los mares jurásicos

Los mares jurásicos de Asturias pasaron por dos etapas sucesivas muy diferentes que representaron situaciones paleogeográficas y ambientales distintas.

Durante la primera mitad del periodo el mar era abierto y somero, con profundidades máximas de 100 metros. En él vivía una abundante y variada fauna característica de esos ambientes marinos. En la segunda mitad el panorama cambió totalmente. La costa se hizo más heterogénea, con playas arenosas donde desembocaban deltas y llanuras de fangos en áreas adyacentes. Por delante se situaba un mar interior de aguas tranquilas.

 

Módulo 4. Un ecosistema terrestre con dinosaurios

En la segunda mitad del Jurásico, la actividad tectónica que tuvo lugar en Asturias provocó una elevación y emersión del territorio. En estos ambientes terrestres y litorales se desarrolló, por primera vez en la región, un rico ecosistema dominado por los dinosaurios y otros reptiles coetáneos, de los cuales se conservan fosilizados tanto huesos y dientes como numerosas huellas de pisadas.

 

 

Cartel_Dinosaurios_1_webMódulo 5. El modelado del agua sobre el barro y la arena

Las rocas de los acantilados jurásicos de Asturias, y especialmente aquellas de composición silícea (areniscas), muestran ejemplos incomparables del modelado del agua sobre sustratos blandos, como bancos de arena o fangos litorales y marinos.

El estudio detallado de dichas figuras geométricas proporciona a los geólogos datos muy valiosos para la reconstrucción del paisaje jurásico, por ejemplo la dirección de las corrientes y del oleaje de aquella época.

 

Módulo 6. Recursos de interés económico en rocas jurásicas

Muchas de las rocas del Jurásico de Asturias poseen un notable interés aplicado. Una pieza clave en la cultura tradicional asturiana es el azabache, una variedad de carbón fósil, muy utilizada en joyería.

Por otra parte, tanto los sustratos calcáreos como los silíceos constituyen excelentes acuíferos.

Muchas variedades de calizas y areniscas jurásicas se han utilizado a lo largo de los últimos diez siglos como sillares en la construcción de edificios.

Además, algunas margas grises de origen marino, ricas en materia orgánica, constituyeron roca madre de hidrocarburos, aunque no en cantidad suficiente para ser explotada, por el momento.

 

Módulo 7. Los yacimientos de icnitas en la costa de los dinosaurios

“La Costa de los dinosaurios”, que comprende un amplio sector de acantilados de la zona centro-oriental de Asturias, está constituida casi exclusivamente por rocas jurásicas. Ningún otro litoral español reúne tantas evidencias paleontológicas del paso de dinosaurios y otros reptiles, como cocodrilos, tortugas y pterosaurios (reptiles voladores). Este sector costero fue declarado Monumento Natural en 2001 por el Gobierno del Principado de Asturias. En la actualidad, son 9 los yacimientos señalizados a los que el visitante puede acceder.

 

Módulo 8. Un duro trabajo en los yacimientos del acantilado

Mientras que los periodos de lluvias intensas favorecen el desplome de bloques de roca desde lo alto del acantilado, la acción del oleaje desgasta y fragmenta las rocas que se van acumulando al pie del mismo. La localización, estudio y extracción de yacimientos fósiles representa una ardua labor para los investigadores que reconstruyen el puzle jurásico de

 

Deja un comentario

Email (no será publicado)