Humanismo y subjetividad en la fotografía española de los años 50 y 60. El caso Afal.

Post By RelatedRelated Post

cantero-el_apoderao_0


 

Tras una dura posguerra marcada por la escasez, el exilio, la represión y la propaganda, al inicio de los años cincuenta del siglo XX comenzó a activarse en España una fotografía conectada con las tendencias internacionales del neorrealismo y del reportaje humanista. A esta cultura visual se pudo acceder a través de algunos viajes, el cine, escasas exposiciones, libros y revistas internacionales que llegaron a España no sin dificultad, especialmente anuarios fotográficos.

 

La exposición colectiva Humanismo y subjetividad en la fotografía española de los años 50 y 60. El caso Afal, organizada en el marco de PHotoEspaña 2016 y comisariada por el departamento de Colecciones del Museo Reina Sofía junto a Laura Terré Alonso, reúne un conjunto de más de 70 fotografías y abundante material documental que retratan la transformación que experimentó la fotografía española durante aquella época inspirándose en las tendencias del documental neorrealista y del reportaje humanista que se desarrollaban fuera del país.

En esta línea, la muestra relata la internacionalización de los fotógrafos españoles del periodo y especialmente de aquellos aglutinados alrededor del grupo Afal, analizando los diversos intercambios con otros colectivos europeos y americanos.

La existencia de Afal giró alrededor de una revista homónima especializada en fotografía y cine publicada entre 1956 y 1963, que sobrevivía gracias a las suscripciones, algo de publicidad y, sobre todo, a la aportación desinteresada de sus fundadores, José María Artero García (Almería, 1928-1991) y Carlos Pérez Siquier (Almería, 1930), directores, editores y promotores de la publicación. La independencia de sus planteamientos y la frescura de su tono atrajeron enseguida a fotógrafos inquietos de todas partes de España y fue así como la revista Afal se convirtió en el motor de la renovación de la fotografía española tras la posguerra.

Gracias a la reciente donación por parte de Carlos Pérez Siquier, el Museo Reina Sofía presenta ahora una selección de material que permite profundizar en Afal como caso de estudio. Entre el material presente figuran trabajos de autores, entre otros, como José María Artero, Leonardo Cantero, Joan Colom, Gabriel Cualladó, Francisco Gómez, Gonzalo Juanes, Ramón Masats, Oriol Maspons, Xavier Miserachs, Francisco Ontañón, Carlos Pérez Siquier, Alberto Schommer, Ricard Terré o Julio Ubiña.

Otros autores representados en la muestra son Francesc Català-Roca, Gerardo Vielba, Virxilio Vieitez, Juan Dolcet, Fernando Gordillo, Rafael Sanz Lobato o Sigfrido de Guzmán. Por otro lado, y gracias también a una donación por parte de sus herederos, se destaca la figura de Leonardo Cantero y su participación en la exposición Once fotógrafos españoles a París (1962).

 

1

 

Esta nueva fotografía se constituyó a través de prácticas individuales que compartían una apuesta por la renovación y experimentación del lenguaje fotográfico. Su proyecto no mostró interés por hacer arte ni fue un intento político de transformación social: los fotógrafos del momento se conformaron con retratar lo cotidiano y la vida de la gente común en la compleja realidad social de los años centrales del franquismo.


La revista Afal (1956-1963)

Los 36 números de la revista Afal se publicaron a lo largo de cuatro etapas consecutivas con distintas características. Los tres primeros números fueron editados como boletines de agrupación al gusto salonista. A partir de julio de 1956, el formato cambia a revista y se inicia un periodo de apogeo: las portadas muestran lo mejor de la producción de los jóvenes fotógrafos miembros y en el interior se traducen textos importantes de la literatura fotográfica de la época.

En 1958 la revista acusa el momento de crisis económica del grupo debida a la publicación del Anuario de la Fotografía Española, que no obtiene las ventas esperadas, y vuelve a editarse en formato boletín. Finalmente, a partir de enero de 1959 se dio más importancia a la sección de cinematografía y se eligieron para las portadas casi exclusivamente retratos femeninos; asimismo, se incluyó una edición bilingüe de los textos con las colaboraciones extranjeras, entre las que destaca la del fotógrafo francés Roger Doloy, que había propuesto incluso una edición conjunta de la revista con sedes en París y Almería.

 

Del 30 de mayo de 2016  al 7 de noviembre de 2016

 

 

Deja un comentario

Email (no será publicado)