Miguel de Cervantes: de la vida al mito (1616-2016)

11-imagen17 2

Post By RelatedRelated Post

En el IV Centenario de la muerte del escritor La Biblioteca Nacional de España acoge la muestra Miguel de Cervantes: de la vida al mito (1616-2016)

 

La exposición Miguel de Cervantes: de la vida al mito (1616-2016), que forma parte de los actos programados con motivo del IV centenario de su muerte, ha sido organizada conjuntamente por la Biblioteca Nacional de España (BNE) y Acción Cultural Española (AC/E) para acercarnos a Cervantes desde tres ejes, por un lado el hombre, por otro, el personaje y, por último, el mito.

La muestra, comisariada por el catedrático de la Universidad Complutense de Madrid y Presidente de honor de la Asociación de Cervantistas, José Manuel Lucía Megías, y asesorado por un comité de expertos, como José Álvarez Junco, Javier Gomá y Carlos Reyero, ofrece una visión global sobre la construcción del mito de Cervantes, su identificación con España y su proyección en el imaginario occidental de los últimos siglos.

Miguel de Cervantes: de la vida al mito (1616-2016), que puede verse desde mañana, viernes 4, a partir de las cuatro (16 horas), al 22 de mayo de 2016 en la BNE, reune, entre documentos, libros, esculturas, fotografías, óleos y otros objetos de diferente naturaleza, dos centenares de piezas relacionadas con la vida del escritor, contando con el fondo cervantino de la Biblioteca, además de préstamos, entre otros, del Archivo General de Simancas, del Histórico Nacional, del General de Indias, del Museo Nacional del Prado o de algunos prestadores privados.

La exposición inicia el discurso con una intervención artística donde Cervantes da la bienvenida, se presenta a sí mismo y habla de los tres ejes en los que se estructura la exposición: Un hombre llamado Miguel de Cervante, Una imagen llamada Miguel de Cervantes y Un mito llamado Miguel de Cervantes.

En el primer eje, Un hombre llamado Miguel de Cervantes, se analiza qué conocemos de Cervantes, los lugares, los acontecimientos en que se desarrolló su vida personal y literaria, en la época conocida como Siglos de Oro, el momento y circunstancias vitales en las que escribió sus obras y con qué finalidad, y cómo vivía y sobrevivía entonces.

A Cervantes le descubrimos a través de diversos objetos, como sus autógrafos verdaderos y falsos, documentos sobre su lugar de nacimiento y patria, piezas sobre el Cervantes soldado y cautivo, sus primeros escritos, la obra teatral y romancista, las últimas obras impresas, su relación con otros autores y los textos vinculados a sus últimos momentos, su acercamiento a las órdenes religiosas, su fallecimiento, y el anonimato de su entierro, que contrasta con los de otros autores de la época, que muestra cómo murió Cervantes alejado del reconocimiento de su tiempo.

 

CERV_SEDO_C_130_1_2

 

«Resulta curioso que, viviendo en una época obsesionada por la “letra escrita”, que debía de dejar constancia escrita de cada movimiento, contemos con tan poca traza documental de Miguel de Cervantes. Resulta incomprensible desde la perspectiva del mito -¿cómo es posible que nadie guardara como un tesoro los originales manuscritos de sus obras, o las cartas y billetes que, sin duda, escribió a miles durante su vida? Pero no así, si situamos a Cervantes en su tiempo. ¿Qué documentos se conservan de la mayoría de los escritores de su tiempo, exceptuando a Lope de Vega, del que contamos con un completo epistolario? Documentos legales y administrativos, por un lado; y por otro, algunos originales literarios, en especial, los que se enviaban y se utilizaban en los corrales de comedias (de los originales de imprenta, poco son los literarios que han pervivido). En una palabra, han llegado a nosotros los documentos que en su momento se archivaron en los diferentes Consejos que conformaban la compleja maquinaria burocrática de la Monarquía Hispánica, en algunos archivos de algunas casas nobiliarias y, en menor medida, la documentación religiosa de tipo más administrativo (registro de nacimientos y muertes). Esto es lo normal. Y así es lo que sucederá con Miguel de Cervantes hombre. No podía ser de otro modo.» José Manuel Lucía Megías

 

En esta sección, se pueden ver por primera vez la casi totalidad de autógrafos cervantinos, la mayor colección de sus firmas falsas, de grabados y dibujos originales sobre la batalla de Lepanto o cuadros sobre momentos concretos en su vida. Además, destacan piezas que en pocas ocasiones o nunca han sido expuestas, como la Partida de bautismo de Miguel de Cervantes (uno de los objetos más importante de la exposición), del Ayuntamiento de Alcalá de Henares, o el Libro de difuntos del Convento de las Trinitarias Descalzas.

Una imagen llamada Miguel de Cervantes, el segundo eje de la muestra, que hace de bisagra entre el primero, el Hombre ,y el tercero, el Mito, está dedicado a ver cómo se ha ido construyendo el personaje de Cervantes a partir de sus retratos.

Por primera vez, se expondrán casi todos los retratos de Cervantes que, desde 1738, se han ido postulando como verdaderos, a partir de la descripción que Cervantes hace de sí mismo en las Novelas Ejemplares (1613): desde los grabados de las ediciones londinenses del Quijote de 1738, hasta el retrato atribuido a Juan de Jáuregui, de la Real Academia Española. Así, se puede ver también el Retrato de Cervantes, por él mismo, a partir de dibujo de William Kent (Londres, 1738, de la BNE).

Además, grabados, litografías, dibujos originales y fotografías muestran las mil caras con las que se ha representado el personaje Miguel de Cervantes en los últimos siglos, con obras como la de Martí-Ramón Durbán Bielsa, el Retrato de don Quijote, que forma parte del Quijote copiado por Pío Cabañas y continuado por Juan Sedó Peris-Mencheta, conservado en la BNE, o la de Juan Cristóbal, Cervantes, 1928, en madera dorada, pintada y estofada sobre base de madera, del Ministerio de Defensa.

El tercer y último eje, Un mito llamado Miguel de Cervantes, cuenta cómo, a lo largo del tiempo, se ha ido construyendo el mito de Cervantes como símbolo de la lengua española y de la propia nación.

El itinerario comienza en tierras inglesas, el primer país en el que Cervantes fue reconocido como un maestro de la escritura y en donde se publica su primera biografía, la escrita por Gregorio Mayans y Siscar, que va a poner las bases de un modo de entender al personaje, que termina por consolidarse como mito.

 

02-argel

 

La Guerra de África (1859-1860) y, sobre todo, la crisis del 98, serán dos momentos históricos en los que el mito Cervantes (acompañado de Don Quijote) terminará por ser imagen de lo español.

La última parte de esta sección está dedicada a la presencia pública de Cervantes en monumentos, comenzando por la estatua que se coloca en 1835 delante de las Cortes en Madrid, y culminando con el monumento a Cervantes en la Plaza de España, que se ideó en 1914, pero que solo pudo ser terminado en la década de los sesenta del siglo XX. Se ofrecen materiales inéditos, gracias a la familia del escultor Lorenzo Coullau-Valera.

Es este apartado, destacan piezas como The second part of the history of the valorous and witty knigh errant, Don Quixote of the Mançha ( London, 1620). Una traducción de Shelton conservada en la BNE, o dos obras que nunca han sido expuestas, como la de Lorenzo Coullaut Valera, el Proyecto de monumento a Cervantes (¿1920?), estatuas en bronce originales de la figura de Cervantes (colección particular), o las de Federico Coullaut-Valera, Modelo en escayola de Rinconete, para el grupo escultórico del Monumento a Cervantes en Plaza de España, de 1950 (colección particular).

 

18-imagen33

La exposición finaliza con un particular recordatorio de los viajes que realizó Cervantes y las geografías en las que vivió, desde Alcalá de Henares a Madrid, pasando por varias ciudades andaluzas, Valladolid, Toledo, Roma, Nápoles, Argel, Túnez… terminando con el “planeta Cervantes”, que, justo este año, ha sido denominado “la consolidación del mito”.

 

 

Deja un comentario

Email (no será publicado)