Literatura para nostálgicos: Anna K. Green

Anna_Katherine_Green

Post By RelatedRelated Post

 

Cuando se hacen reseñas o comentarios literarios se habla de títulos y autores, ¿pero qué pasa con las editoriales? Edhasa Editorial ha sido una de mis preferidas por la enorme cantidad y calidad de novelas históricas que publica. No obstante, acabo de descubrir otra: dÉpoca. Se trata de una editorial que rescata autores olvidados del siglo XIX para nostálgicos como nosotros.

Su colección Misterios de Época me resultó de lo más atrayente y adquirí El misterio de Gramercy Park de Anna K. Green, autora desconocida para mí hasta este momento. Desde mi sillón, como lectora y como escritora, supe apreciar la calidad de la impresión y la cuidada encuadernación. Cuando abrí el libro, me aguardaba otra sorpresa en atención a los sibaritas del papel: un marcapáginas y una postal de la portada del libro, a pesar de que la novela cuenta con una cinta de seda morada, a juego con la cabezada, remate del lomo de la encuadernación.

 

elmisteriodegramercypark

 

Anna K. Green nació en Nueva York en 1846. Quedó huérfana de madre a los tres años y ella y sus tres hermanos fueron criados por la hermana mayor, Sara, aunque bajo la supervisión del padre, el eminente abogado James Wilson Green. Obtuvo el título de graduada siendo una de las escasas mujeres que lo consiguieron en aquellos años. Intentó convertirse en escritora profesional y se centró en la poesía, que se consideraba más apropiado para una mujer; sin embargo, ante su fracaso, decidió intentarlo con la novela policiaca: El caso Leavenworth, que tuvo que escribir a escondidas de su familia durante seis años.

Resultó un éxito. Y una década antes de que Arthur Conan Doyle escribiera Sherlock Holmes. Esta novela le otorgó notoriedad, ingresos económicos y fue la primera de treinta novelas policiacas por lo que se la denominó «la madre la novela de detectives».

Cuando ya se la consideraba una solterona, se casó por amor a los 36 años con Charles Rohlfs, siete años más joven que ella, actor y diseñador de muebles. A pesar de la diferencia de edad y de la desigualdad económica, fue un matrimonio feliz. Su vida fue contradictoria, aunque en sus asuntos personales resultó una mujer progresista, no estuvo de acuerdo con el movimiento feminista. Publicó hasta 1923 y falleció en 1935 a los ochenta y ocho años.

Con esta información y muy bien predispuesta, me sumergí entre las páginas de El misterio de Gramercy Park. La novela engancha desde la primera página, pero no os voy a hablar de ella. Los que me conocéis sabéis que me pierden los detalles. Independientemente de la trama, me atrajo la forma de pensar y de moverse de la protagonista, la señorita Butterworth, una solterona que vive sola, pero que se jacta de su independencia. Es el antecedente de la señorita Marple de Agatha Christie. A través de ella tomamos conciencia de la importancia de un sombrero en aquella época. Era inconcebible que una mujer, de cualquier clase social, saliera a la calle sin un sombrero, como lo era igualmente que se aventurara a salir después de anochecer, aunque fuera para algo tan inofensivo como ir a la botica. Y eso que estamos en Nueva York, donde se supone que las mujeres tenían más libertad que las europeas. Para ampliar este conocimiento contamos con la inestimable ayuda de las notas a pie de página que nos ofrece la editorial. Un escritor encuentra un tesoro en los nombres de las tiendas, las calles, la confección de la ropa, detalles difíciles de conocer cuando escribes sobre una época que no es la tuya. De ahí que en «Literatura para nostálgicos» destaque a los autores que son coetáneos a sus relatos.

Sobrecubierta

 

En cuanto a la trama, ¿qué queréis que os diga? Me pareció sublime. El detective Ebenezer Grycer y la señorita Butterworth llevan investigaciones paralelas y diferentes pero perfectamente razonadas, así que la tensión y la intriga están servidas. Anna K. Green no es una autora que saque conejos de la chistera a última hora. Sigue una línea de razonamiento perfectamente señalada que permite al lector introducirse en el juego y disfrutarlo. Además fue una innovadora de la investigación forense y denunció lo perjudicial que llegaba a ser apoyarse en pruebas circunstaciales.

 

 

Elena Bargues Capa (Valencia, 1960) es licenciada en Historia Moderna y Contemporánea por la Universidad de Cantabria. Cuando tenía cinco años, la familia se asentó en Santander, donde reside desde entonces.
Creció en el seno de una familia con una gran afición a la lectura y siempre tuvo a mano una magnífica biblioteca bien provista de todos los géneros clásicos y modernos. Es una admiradora de las novelas de aventuras de corte histórico como Bernard Cornwell, Patrick O´Brian, Simon Scarrow o Pérez Reverte con su saga de Alatriste. Actualmente ha descubierto la variante romántic… seguir leyendo

Deja un comentario

Email (no será publicado)