Sobre la indignidad de un comunicado

1 3

Post By RelatedRelated Post

Vista de Alicante, desde el castillo de Santa Bárbara

 

Por lo que yo sé, Alicante posee actualmente al menos seis espacios públicos dedicados ocasionalmente a exposiciones relacionadas con el arte contemporáneo. Tiene en primer lugar, un museo municipal, dedicado en exclusiva al arte contemporáneo, el MACA, carente de director desde su inauguración en 2011. Tiene en segundo lugar un museo, dependiente de la Diputación Provincial, el MUBAG, con una colección de artistas alicantinos de los ss. XVI al XX, que a veces organiza también exposiciones de arte contemporáneo. Por desgracia, también este museo carece de un verdadero director. Tiene Alicante en tercer lugar un museo universitario, el MUAC, con un edificio magnífico en el campus de la Universidad, que organiza numerosas exposiciones de arte contemporáneo y que también carece de director.

Además de estos espacios públicos institucionales, en Alicante hay otros tres espacios, donde ocasionalmente se organizan o se han organizado exposiciones de arte contemporáneo:

Igualmente dependientes del Ayuntamiento de Alicante son la sala de Las cigarreras, donde actualmente se presenta una magnífica exposición de Ignacio Llamas; así como las salas del Castillo de Santa Bárbara, que en su momento fueron sede de un museo de escultura, cuando se encontraba allí la Fundación Eduardo Capa, y que actualmente presenta una exposición dedicada a La guerra de las galaxias.

Además de estos, en el centro de la ciudad, se encuentra la Lonja del Pescado, espacio polivalente, utilizado para numerosas exposiciones de todo tipo, como las de los ninots de las hogueras de San Juan, la de los dinosaurios de 2013 y cosas semejantes, y donde es cierto que también se han organizado tradicionalmente magníficas exposiciones temporales de arte contemporáneo. En 2010 se presentó allí una soberbia retrospectiva de Emilio Varela, comisariada por Eduardo Lastres y, desde 2013, se viene celebrando allí —en la más pequeña de sus salas— el ciclo “Arte último 21 días”, organizado por Eduardo Lastres y por Guillermina Perales, en el que se viene presentando una exposición individual —de 21 días de duración— de algunos de los mejores y más recientes artistas alicantinos contemporáneos.

Ninguno de estos espacios institucionales tiene director, sino que dependen todos de la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Alicante y, salvo el político correspondiente, carecen de un verdadero responsable.

Resulta ciertamente vergonzoso e indigno que, con todos estos problemas en la gestión de los recursos públicos relacionados con el arte contemporáneo en Alicante, la Asociación Valenciana de Críticos de Arte (AVCA) y la Asociación de Artistas Visuales de Valencia, Alicante y Castellón (AVVAC),  se hayan puesto de acuerdo para firmar un comunicado que es una verdadera ignominia, y que debería avergonzar a todos sus socios.

En dicho comunicado, titulado “La política cultural de Alicante en la diana”, lejos de condenar la falta de dirección y la mala gestión de todos estos centros y museos, se dedican a criticar de un modo miserable y puramente envidioso, el único programa de arte contemporáneo un poco coherente y digno que se está haciendo actualmente en Alicante, el ciclo “Arte último 21 días”, comisariado, como hemos dicho, por el artista alicantino Eduardo Lastres y por la crítica de arte Guillermina Perales.

Reprocharles a los organizadores, como ejemplo de malas prácticas, el hecho de que, dentro de este ciclo, se haya programado también una exposición del propio Eduardo Lastres, no es más que una estupidez. Ningún código deontológico del mundo prohíbe que un artista pueda ser comisario de su propia exposición y, por el contrario, hay numerosos artistas españoles contemporáneos que han hecho brillantes comisariados de exposiciones de su propia obra.

El comunicado de estas asociaciones no parece tener intención alguna de abordar los problemas institucionales del arte contemporáneo en Alicante, sino que parece más bien inspirado por la envidia, la maledicencia y el resentimiento, proclamando una especie de “quítate tú, para que me ponga yo”. Sinceramente creo que los socios de estas dos respetables e importantes asociaciones deberían pedirle cuentas a sus respectivas juntas directivas, por lo que parece una política, dirigida más bien a sembrar la cizaña y la discordia entre el sector de los profesionales del arte contemporáneo, que a propiciar una verdadera gestión racional y transparente de los recursos públicos.

 

 

Nota aclaratoria

A fecha de 14 de febrero de 2015, el periódico INFORMACIÓN de Alicante ha publicado un artículo de opinión perteneciente a la revista ARTESYCOSAS.COM y con autoría de Miguel Cereceda. Este diario INFORMACIÓN -ignorando por completo los derechos de propiedad intelectual– no ha solicitado permiso para publicar el artículo Sobre la indignidad de un comunicado ni a su autor, ni a la revista ARTESYCOSAS.COM, y no ha tomado tampoco en cuenta las correcciones que Miguel Cereceda introdujo a petición de José Luis Pérez Pont.

La dirección

 

 

Miguel Cereceda es profesor de Estética y teoría de las artes en la Universidad Autónoma de Madrid, crítico de arte y comisario independiente de exposiciones. Ha publicado El lenguaje y el deseo, El origen de la mujer sujeto y Problemas del arte contemporáne@. Ha sido profesor invitado en la Universidad de Potsdam (Berlín).

13 Comment

  1. Por alusiones, ya que soy socio de AVVAC y formé parte de su Junta Directiva te puede decir: 1- que los objetivos de AVVAC recogidos en sus Estatutos son unir al colectivo de artistas visuales de la Comunidad Valenciana, trabajar por su consideración profesional y la mejora de sus condiciones sociales, laborales y culturales, y promover y difundir la cultura contemporánea y la enseñanza del arte. AVVAC es una asociación democrática, lo cual quiere decir que cualquier socio puede presentarse a las elecciones de cargos en su Junta Directiva, que el mandato es por 2 años y un máximo de cuatro. Que en la Asamblea General que se celebra para la elección de cargos se presenta una memoria de actividades y una memoria económica. Es decir, AVVAC no es solo democrática sino que además genera igualdad de oportunidades entre sus asociados y además es transparente en su gestión. 2.-Desconozco cual es la situación de los artistas visuales en Alicante, pero me parece que el comunicado enviado pone el dedo en la llaga; transparencia e igualdad de oportunidades deberían ser norma (su ausencia es frecuente, pero que una práctica sea continuada no la convierte en legítima) 3.- Siempre para hacer una tortilla hay que romper primero el huevo y parece que el comunicado va en esa dirección. 4-.Si las airadas y educadas manifestaciones de Cereceda sirven para que los artistas visuales de Alicante tomen conciencia de su situación y asuman responsabilidades, y la voluntad de trabajar por la mejora de sus condiciones, enhorabuena y bienvenidas.

  2. Me escribe José Luis Pérez Pont para puntualizar que, desde el pasado 27 de enero dejó de ser presidente de AVCA, con anterioridad a la publicación del comunicado mencionado. Valga esta nota pública como puntualización y rectificación por mi parte de una información incorrecta.

  3. Llama mucho la atención que los verdaderos artistas alicantinos importantes, léase Daniel G. Andújar, que tiene una importantísima exposición estos días en el Reina Sofia, o la joven fotógrafa Cristina de Middel, por poner sólo dos ejemplos muy destacados y llamativos, ni se les conoce por las colecciones alicantinas, ni se les ve el pelo por Alicante. Una vergüenza y un escándalo, nos privan de lo verdaderamente importante.

  4. Entiendo que para los que defendéis el texto de Miguel Cereceda, la cosa pueda parecer una cuestión de favoritismos, y los que protestan se os antojen como un atajo de oportunistas. Por el contrario, pienso que estas opiniones lejanas y ajenas están de más. Nos consta que Miguel tan solo conoce el contexto Alicantino lo que sus visitas esporádicas para hablar de la obra de aquellos a los que defiende le ha permitido. Haciendo una búsqueda rápida, comprobamos que en diferentes ocasiones se ha contado con su inestimable colaboración desde las instituciones Alicantinas (durante la legislatura del PP).

    http://www.diputacionalicante.es/es/LaDiputacion/GabineteDeComunicacion/Noticias/Paginas/El-profesor-Miguel-Cereceda-analiza-en-el-MUBAG-cuatro-esculturas-del-artista-Eduardo-Lastres–.aspx

    http://web.ua.es/es/sedealicante/programa-de-actividades/2013-2014/cursos/artes-plasticas-y-visuales-en-alicante-1960-2013.html

    http://www.laverdad.es/alicante/prensa/20091030/opinion/encuentros-artisticos-bardin-20091030.html

    Para otros, efectivamente, puede resultar una cuestión de vida o muerte el que se cumpla o no con las buenas prácticas (creo que este no es el caso de Miguel Cereceda). En mi opinión, creo que es un error ningunear a las asociaciones de críticos y de artistas, más si cabe los de la Comunidad Valenciana habiendo liderado tantas reivindicaciones en aras de una mejora del tejido cultural. Es un error creer que las denuncias en base a las malas prácticas que se llevan a cabo desde las instituciones, es una cuestión de lucha política y no de reivindicación de los derechos fundamentales.
    Nos consta que estas políticas culturales se están poniendo en práctica desde el oportunismo, en base a estrategias de poder, la improvisación y que no atienden más que a la ignorancia que durante tanto tiempo se ha asentado en el tejido provincial dada la sucesión de desastrosas políticas culturales. En el caso de los comisarios del ciclo que se denuncia, cuentan con un largo historial de actividades que han bloqueado el desarrollo cultural, del que solo ellos han sabido sacar provecho aliándose a través de la consigna ‘estas conmigo o contra mí’. Podríamos encabezar esta lista enumerando el gran número de esculturas urbanas de dudosa calidad que puebla la ciudad (todos sabemos como se gesta este tipo de concesiones).
    Resulta descorazonador que una reivindicación en beneficio de una precaria situación del sector quede silenciada por el ansia de protagonismo de terceros, y el temor que estos puedan suscitar a los demás a través de una frágil propaganda, estratégia recurrente en estos tiempos convulsos.

    • Estimado Pol, trabajar en un Alicante gobernado por el PP es, desde al menos 1995, impepinable. Pero si dar alguna conferencia en 20 años es delictivo o sugiere corrupción, entonces la cosa se está poniendo muy rarita.
      Por otro lado, bloquear “con actividades culturales el desarrollo cultural” suena cacofónico.
      En tercer lugar, apelar a las buenas prácticas y la transparencia ocultándose en pseudónimos, no parece muy serio. Yo creo que si hay hechos denunciables, hay que denunciarlos en un juzgado y si no, lo que se está haciendo es difamar y dañar gravemente el derecho al honor de los comisarios aludidos.
      Ningún código deontológico de asociación de profesionales del mundo del arte dice que sea reprochable comisariar una exposición en la que participe uno mismo como artista.

      • Estimada Rosa,
        No hay intención de dañar la imagen de nadie, nada más lejos de esta voluntad que faltar al honor. Tan solo pretendía intentar responder a algunas cuestiones que quedan en el aire poniendo algunas cartas escondidas sobre la mesa. Sabes perfectamente que hay cosas que no son denunciables ante ningún tribunal, por ejemplo la falta de ética profesional. Esas cacofonías que tan llamativas te resultan seguro que te pondrían de otro talante de no tratarse de personas a las que parece que eres afín. Es muy característico de nuestra especie el tener una vara de doble medición sobre las cosas.
        Nadie está diciendo que dar una conferencia sea de corruptos, pero en este contexto hay que dar todos los datos, sobre quien se da la conferencia y a través de quien, no vaya a ser que alguien se vaya a creer una información a medias.

        • Pol, conozco a uno de los artistas alicantinos y le tengo por buena persona. No tengo ningún interés profesional al respecto, y desde luego defiendo que cada uno pida que le escriban el texto de su catálogo o dé una conferencia quien pueda o quiera.
          Me parece que en Alicante o en Pernambuco, debería ser exigible que los museos, centros culturales o espacios expositivos estuvieran dirigidos por profesionales, sometidos a un concurso público. No me parece tan difícil crear un ambiente de diálogo en vez de darse de bofetadas.
          Un saludo.

          • Pues efectivamente, parece que vamos llegando al quid del asunto.
            Siendo una cuestión tan elemental las exigencias que corresponde hacer a la clase política y a los representantes institucionales, siendo los agentes culturales los más desfavorecidos en esta situación, parece increíble que estos no consigan ponerse de acuerdo. Tal vez puede que haya matices que lo impidan. Cómo puede ser que organizaciones que velan por proteger a esos agentes, integradas plenamente por ellos mismos, que llevan a cabo sus actuaciones por consenso, que han conseguido considerables logros en otros lugares, se vean descalificadas y ninguneadas al denunciar determinadas prácticas de dudosa conducta. Puede que haya una serie de cuestiones de código ético que impidan que las opciones sean del todo democráticas, que obstaculicen el acuerdo, y el más perspicaz aproveche que los demás son ‘idiotas’, o bien que tienen cierta ética para no hacer determinadas cosas, y a base de ‘relaciones’ se esté imponiendo una política del amiguismo que desampara a la gran mayoría. ¿Por qué somos tan críticos con estas circunstancias cuando somos afectados y condescendientes cuando somos afines a quienes las practican?

            No es conveniente ni recomendable tratar estos temas a la ligera. Yo tengo por costumbre no entrometerme en cuestiones que no conozca a fondo, no vaya a dar una opinión sesgada que pueda contribuir al desequilibrio del más desfavorecido. Tampoco acostumbro a poner la mano en el fuego por nadie, no sea que se me vayan a pasar detalles que hagan que me acabe chamuscando, ya sabemos que no es una agradable sensación.

            Con todo el respeto, animo a cada cual a ser cauto, a cuestionar y cotejar datos e información, más allá de la presunción. Permíteme parafrasear a un eterno Miguel de Cervantes, siempre tan de actualidad; la falsedad tiene alas y vuela, y la verdad sigue arrastrándose, de modo que cuando las gentes se dan cuenta del engaño ya es demasiado tarde. Un saludo.

    • No, sí no hace falta conocer el contexto alicantino para darse cuenta de lo tendencioso del artículo de la AVVAC, donde para meterse con la política cultural pone mi foto en la diana! Te recuerda algo eso de la diana? Una táctica fascista de libro… para empezar… Luego sin ningún rubor miente sobre un ciclo de exposiciones de artistas locales que es ejemplar, y como no puede soportar su éxito lo ataca. Y todo esto lo mezcla dándoselas de divino, torticeramente, con la política cultural de Alicante, mezclando una parte con el todo, te das cuenta?
      Y por cierto quien eres?

  5. A Cultura Sucia,
    Si fueras limpio y transparente no te llamarías así y darias la cara… Ahí se ve que te escondes en el fango para salir de vez en cuando a embarrarlo todo… Si tanto sabes, por qué no denuncias situaciones concretas y te limitas a pedir explicaciones concretas?,
    Eres tan inocente!!!
    Se acercan las elecciones y hay que tener méritos!!!!!
    Si no lo entiendes te lo explico… :)))

  6. Me pregunto quién será Cultura de nombre y Sucia de apellido, me pregunto en qué código de buenas prácticas aparece lo de insultar y soltar basura sin dar siquiera su nombre.
    Buenas prácticas es, no estar a la sopa boba de la Ciscar, como habéis estado todos durante años, buenas prácticas es denunciar con datos y cifras y sobre todo pruebas. Y las denuncias en los tribunales, no en foros de pacotilla y escondido bajo un pseudónimo tan sugerente, porque en efecto sucio parece aquel que se esconde tras tan insigne apellido.
    Cultura, amig@, revisa la ortografía y tu sintaxis. Y los datos. Miguel Cereceda no ha pertenecido al feudo del PP, NUNCA. No ha aparecido en esas listas de apoyo. No ha hecho millones a cuenta de corruptos, como algunos y no ha estado en ninguna institución pública… Para llamarte Cultura , la tienes un poco abandonada…

  7. Estimad@ Cultura Sucia, ¡qué agresividad! Tal parece que le vaya la vida en el acto rastrero de insultar al mensajero. Cereceda puede ser amigo de estas personas, pero jamás ha permitido ser untado por la Comunidad Valenciana. Y créame la comunidad valenciana ha untado mucho y a mucha gente. Tampoco ha representado institucionalmente a nadie. No confunda una asociación privada con las instituciones. Ha sido vendido por unos compañeros indeseables y cobardes, por envidias y miserias como las que usted parece representar.
    Por otro lado, la trayectoria profesional de Cereceda, profesor de una Universidad pública,( por oposición), catedrático de instituto, (por oposición). Crítico en Abc, Arteinformado, etc. Recién llegado de una universidad mejicana donde ha impartido un curso y varias conferencias, un congreso en Lisboa sobre Éstetica en enero de 2015, …Un señor que paga su pisito con una hipoteca, sin coche, de izquierdas explícitamente, no fastidie… Infórmese de quién unta a quién en su comunidad, igual el que no tiene ni idea es usted.
    ¿Que hace usted Don/doña Cultura,? ¿No será uno de los que sí han sido beneficiarios del partido más corrupto y trincón de la comunidad, y de toda España, y se le acabó el chollo?
    ¿No será un quítate tú pa ponerme yo?

  8. Vamos a ver Miguel,

    Deja de malmeter sobre una situación de la que no tienes ‘ni puta idea’, tan solo porque se están denunciando las prácticas de viejos amiguitos tuyos. Tu forma de actuar es tan mafiosa como siempre, tan solo porque colaboras con ellos y de vez en cuando también ‘te huntan’ de forma sucia.

    El caso es que se ha denunciado una situación fascista que atenta contra los derechos de todos, se está denunciando ese amiguísimo que tanto te gusta a ti a otros muchos. Se está denunciando que no se exija el cumplimiento del código de buenas prácticas por parte de las instituciones, y a cambio se concedan favores políticos por enchufismo. De cualquier modo, se te ruega que dejes de meter el hocico -como siempre- tan solo para beneficiarte a ti mismo y a tus amigos.

    No vamos a entrar en tu valía como crítico y como representante institucional, pero permítenos que la pongamos en duda como demuestra tu estilo y tu trayectoria. Así que en beneficio de la cultura se te ruega que pongas fin a tu torpe intervención. Gracias.

Deja un comentario

Email (no será publicado)